comienzo

La verdad es que llevo bastante poco intentando meditar, esto es, intentando parar unos minutos para sentir mi respiración… Y poco más. Sentir la respiración e intentar vivir ese momento sin que el pensamiento sube o baje, entre o salga es bastante más difícil de lo que jamás me hubiese imaginado. Pero dicen que en la perseverancia está el secreto. Yo, por de pronto, he empezado con cinco minutos cada día. Quizás quienes más tiempo llevan meditando les parecerá algo nimio, pero de verdad que en esto quiero empezar poco a poco, afianzando el hábito de una manera progresiva. Llevo ocho días (me da hasta vergüenza decirlo) sentándome en un cojín en el suelo de mi casa, a eso de las siete de la tarde y no se si será las ganas de que esto salga bien o qué, pero podría decir que empiezo a notar cambios en mi interior. ¿Qué cambios? Pues algo tan sencillo como sonreír más, tomarme las cosas con más tranquilidad y una especie de serenidad interior que hace mucho no sentía y que en palabras me es muy difícil explicar. ¿Por qué este diario? Porque creo que la meditación es algo personal y a la vez colectivo. Me gusta saber que a la vez que yo hay otras personas que también paran, aunque sean cinco minutos, para sentir que están ahí.

zazen

Written by dslegi

Bizitza aurrera eramaten, Iruñea nire zaletasuna, euskara nire ametsa, Euskal Herria oraingoa eta etorkizunean. Mucho por decir y todo por escuchar.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s