estremecedora

Philadelphia, de Jonathan Demme. Recuerdo que salí impactado cuando vi esta película en el cine. Era una película que relataba la historia de un abogado, interpretado por Tom Hanks, que es despedido del despacho donde trabaja cuando descubre que es portador del VIH. Entonces contrata a un abogado, Denzel Washington, para que le defienda en los prejuicios de la sociedad ante dicha enfermedad y ante la homosexualidad. Una película que en aquel momento hizo surgir muchas preguntas en mí y que me empujó, en gran medida, a colaborar con una asociación de ayuda a personas enfermas de SIDA. Una película que debería verse en las escuelas, en un alegato contra el estigma de esta enfermedad que todavía hoy subsiste y como un canto a favor del respeto a las opciones y sentimientos de todas las personas.

d3f06eef2ffac7faadbe3055a70682ac_500x735

La escena que voy a comentar es una de las más famosas. En ella Andy (Hanks) está ensayando con Joe (Washington) el interrogatorio que al día siguiente le hará en el juicio contra su antiguo despacho. En un momento dado Andy se desvía del interrogatorio y consigue hacerle ver a su abogado, mediante el aria de una ópera, que ha comprendido que (en aquellos momentos -estamos hablando de 1993) no hay manera de sobrevivir al VIH y que está listo para afrontar la muerte. El diálogo, junto a la música, es vital para comprender la escena, por eso he puesto la escena doblada al castellano. Os dejo con la estremecedora escena de Andy explicando su aceptación con el aria La mamma morta.

Andrea Chénier es una ópera de Umberto Giordano, con libreto de Luigi Illica, estrenada en la Scala de Milán el 28 de marzo de 1896. Cuenta la historia de André Chenier, poeta francés ejecutado en la guillotina durante el periodo del Terror de la Revolución francesa acusado de «crímenes contra el Estado». Su poesía sensual y emotiva le convierte en uno de los precursores del Romanticismo. Curiosamente la vida de este poeta se recrea, también, en la obra de Dickens Historia de dos ciudades. La escena del aria discurre al llegar ante el tribunal de París tras ser detenido y su amada, una aristócrata asimismo sentenciada a la guillotina, llamada Maddalena de Coigny, describe la horrible muerte de su madre calcinada por el fuego tras incendiar la masa su casa. La mujer declara su amor por Chenier y ello le da fuerzas para seguir viviendo. “Soy divino, soy el amor”, dice la voz de Maddalena justo antes del último beso, el beso de la muerte. En la película el aria está interpretada por la inigualable Maria Callas, pero al no existir imágenes de esa escena interpretada por ella, os dejo esta otra cantada por la soprano Anna Tomowa-Sintow:

Las grabaciones de referencia son dos. Una de 1960 con Lovro von Matacic dirigiendo a un imponente Franco Corelli y a una magistral Renata Tebaldi. La segunda es de 1955 y tiene como protagonista indiscutible a la gran Maria Callas.

Written by dslegi

Bizitza aurrera eramaten, Iruñea nire zaletasuna, euskara nire ametsa, Euskal Herria oraingoa eta etorkizunean. Mucho por decir y todo por escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s