euskal barroko para una tarde de domingo

Como más de uno sabe soy un ferviente aficionado de la música clásica en general y la antigua en particular. El Medievo, Renacimiento y Barroco son las épocas de la música en las que encuentro más emoción y mi espíritu más se conmueve. Dentro de estas músicas me gusta esa corriente que vuelve al origen y que de una u otra manera me hace ver que la música en estado puro no entiende de fronteras siendo ella misma el lenguaje universal. Si en la segunda mitad del siglo XX hubo emprendedores que iniciaron la búsqueda de la interpretación historicista (gracias Leonhardt, Harnoncourt y Gardiner), avanzado ese siglo y de lleno en el XXI otros intérpretes decidieron buscar el sonido primigenio y puro de aquellas músicas que, en gran parte, fueron interpretadas por el pueblo. Jordi Savall, José Miguel Moreno o Christina Pluhar son buenos ejemplos de esa interpretación que, libre de ataduras, ahonda en los sonidos originales, frescos y originales. Son interpretaciones que rompen, en gran medida, con el concepto histórico de música clásica y nuevos y variados grupos está surgiendo por todo el mundo, desde la Vieja Europa a cualquiera de las Américas.

Solinis9425

En Iruñea hay gente que lleva intentando hacer eso durante muchos años, aunando cultura popular con música y repertorios clásicos. Una de las mejores experiencias que he tenido fue asistir a una representación de la ópera de Purcell, Dido y Eneas, dirigida por el director y músico David Guindano. David, buen amigo y preocupado por la cultura y la música en nuestra tierra, logró entonces transportarme a un teatro londinense de finales del XVII, cuando en el patio de la antigua Escuela de Empresariales, hoy INAP, creo un espectáculo de danza, teatro y música logrando convertir a los espectadores en las gentes que inundaban los teatros a orillas del Támesis. Con los años ha seguido investigando, creando e interpretando música de todos los colores, de la que, sin duda, es uno de los más grandes enamorados. Estad atentos y atentas a cualquier cosa que haga.

En estas estaba, esta tarde, escuchando música interpretada por el maravilloso Jordi Savall cuando me he topado de bruces con un disco, editado por su sello Alia Vox, titulado Euskel Antiqva, interpretado por el grupo Euskal Barrokensemble, dirigido por el músico bilbaíno Enrike Solinis. Este grupo fue creado en 2006 y está formado por músicos de diferntes lugares que unen la música antigua, clásica y popular en interpretaciones frescas, a veces incluso con espacio para la improvisación, pero ejecutadas con una profesionalidad y creatividad increíbles. A veces la intimidad a la que llegan son capaces de dejarte sumido en el estupor placentero por un descubrimiento de algo nuevo.

Dicen que prefirieron utilizar “Euskel” a diferencia del convencional “Euskal” ya que el hecho de aparecer de esa manera en el manuscrito del siglo XVI de Lazarraga, les invitó a pensar en cierta medida, cómo las palabras varían a lo largo del tiempo y a pesar de ello el fondo al que refieren, en este caso al pueblo que tiene una lengua común sobre la que se vertebra un mundo socio cultural particular, sigue siendo siempre el mismo. Esta nueva ventana al mundo de la cultura que se hace llamar música antigua recoge las músicas y literaturas de otras épocas, dejando entrever muchas veces cómo el estrato culto y el popular convivieron en gran medida y evidenciando, eso sí, que la música llamada antigua es hija natural de la música popular. La amplitud y variedad del cancionero vasco, y de las expresiones artísticas como la literatura, la danza, la pintura o el bertsolarismo, además cómo no de la propia música culta, choca de frente con su escasa presencia en determinados círculos artísticos a los que merecería pertenecer.

Dicen que somos un pueblo de singularidades evidentes como el de poseer uno de los idiomas más inclasificables y antiguos del mundo, unos instrumentos musicales tan semejantes y diferentes a la vez a los de los pueblos que lo rodean, y que desarrolló su arte desde un principio en la misma medida que los vecinos que lo rodeaban, esa es la imagen que queremos trasladar de nuestra cultura. Un arte vasco vinculado a las corrientes europeas en boga en otros tiempos, muchas veces adelantada a su tiempo y muchas otras adormecida en su propio y natural ostracismo. Una cultura que en el Renacimiento todavía vivía sin digerir un cristianismo de última hora que chocaba de frente con su modus vivendi y sus creencias ancestrales.

Vivir en la cultura vasca supone disfrutar de la maravilla del arte vasco, disfrutar de todas sus aristas y recovecos y saber además caminar por el mundo disfrutando y aprendiendo de otras culturas, mezclándonos con ellas.

Si podéis, disfrutad de este disco, merece la pena. Una auténtica gozada por todos los sentidos. Yo espero escucharlos algún día en Iruñea. Tendré que hablar con una amiga mía, a ver si se puede hacer realidad.

Written by dslegi

Bizitza aurrera eramaten, Iruñea nire zaletasuna, euskara nire ametsa, Euskal Herria oraingoa eta etorkizunean. Mucho por decir y todo por escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s