haciendo y sintiendo todo

Hay quien piensa que las vacaciones son el momento ideal para no hacer nada y a mi justo me ocurre lo contrario. Dormir con la ventana abierta y despertarte con el trino de los pájaros para volver a echar una última cabezada; desayunar tranquilamente mientras conversas con el aita o escuchas una balada irlandesa o una pavana del XVI, qué más da; barrer tranquilamente ordenando la casa sin prisas y disfrutando del momento; airear las habitaciones y dejar que entre el frescor de la mañana, manteniendo la casa fresca; ir a por verdura y comprar unas flores, hablar con la pescatera y saludar al vecino; tomarte un pintxo de txistorra en el bar de abajo de casa mientras lees la prensa y te preguntas cuál es tu papel en todo esto; salir a pasear con un libro bajo el brazo y sentarte en un parque, a la sombra de un árbol, disfrutando del asiento mullido de la hierba; quedar con un amigo, con una amiga, y echar un vermut con tranquilidad dejando pasar la mañana en la vieja Iruñea; preparar la comida con una copa de vino mientras cantas aquella canción que creías olvidada y que el nacimiento de tu sobrino ha rescatado para tu memoria; echar la siesta y sentir cómo te vas durmiendo mientras en tu boca una sonrisa queda permanente; tomar una ducha vespertina sintiendo el frescor del agua mientras te quita el sudor; escribir lo que te sale por la cabeza, sin más objetivo que disfrutar de ello; sentarte en una terraza disfrutando de un té árabe con menta y hielos con la única tarea de observar el ir y venir de la gente; redescubrir los txokos escondidos de Iruñea y encontrate con un amigo a la vuelta de la esquina; sacar una fotografía a ese balcón bajo el que pasas diariamente y no lo habías visto nunca; reír con las historias de verano de la familia, de los amigos; cenar en un banco de la Media Luna un pintxo de tortilla y unas latas de cerveza mientras escuchar y hablas con los amigos y amigas que van y vienen; respirar, inspirar y espirar, mientras cae la noche; dormirte pensando en lo intensa que es la vida… Y esto, todo esto, en un día normal de vacaciones en la vieja Iruñea. Imagínate cuando sales de viaje, vas a la playa o paseas por el monte. ¡Qué te voy a contar!

Hoy, ahora, es el momento ideal para hacer y sentir todo.

Written by dslegi

Bizitza aurrera eramaten, Iruñea nire zaletasuna, euskara nire ametsa, Euskal Herria oraingoa eta etorkizunean. Mucho por decir y todo por escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s