satisfecho

Image by Annie Spratt

Más de doce horas después llego a casa con la sensación del trabajo bien hecho. Nueve horas de pleno en el que compañeras y compañeros han defendido los presupuestos que seguirán haciendo posible la nueva Iruñea. Sin sorpresas. La mayoría ha sacado el proyecto adelante. La minoría ha pataleado con sus formas irrespetuosas, sin querer darse cuenta que no es tiempo de cortijos. Y mientras la sesión plenaria terminaba entre obsesiones de ese Régimen amargado, yo me he escapado a comer entre amigas y amigos. Gente maja y una fideuá de pescado. Algunos sobrellevando la comida del día anterior. Los debates sobrevuelan el menú y se instalan en la sobremesa. Oscurece en el penúltimo día del año, la niebla se adentra en las viejas calles de la ciudad antigua y entre futbolines me escapo porque mañana será otro día. Con el brillo en la cara corro hacia casa y me dejo abrazar por el calor de casa. Es hora, quizás demasiado temprana, pero el cansancio no entiende de relojes, de meterme entre las sábanas. El segundo cuento de Navidad de Dickens me susurrará hasta que me deje caer en brazos del guardián de los sueños, ese Morfeo que, sin duda alguna, me transportará esta noche a lejanos lugares. El principal Oniro avanza hacia mi. Relax. Besos.

Written by dslegi

Bizitza aurrera eramaten, Iruñea nire zaletasuna, euskara nire ametsa, Euskal Herria oraingoa eta etorkizunean. Mucho por decir y todo por escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s