luz de luna

Image by Anders Jildén

Moonlight, luz de luna, un niño sensible, un barrio de negros, una madre enganchada al crack y un camino personal duro. Una película extraordinaria para una tarde lluviosa que me ha sorprendido con una escena de partido de fútbol con las Vísperas solemnes mozartianas de fondo y una mirada triste y asustada como la que tantos niños, negros y de cualquier otro color, han tenido y tienen por la marginalidad a la que son condenados a causa de amar y querer a otros niños. Tres momentos impresionantes a la luz de la luna. Un hombre que dice al niño que cada cual tiene que ser lo que quiera, no lo que digan los demás. Una madre colocada que le ordena gritando que no la mire, porque esa mirada es dolorosa y duele en sus preguntas. Y dos amigos descubriéndose, sintiéndose y besándose de una manera tan espontánea como la vida misma. Y por fin, una última frase de la película, dura y sin anestesia, que te deja un nudo en la garganta y la necesidad de que la lluvia te refresque del sufrimiento que emana. Y sales y recuerdas a la buena de Chavela cantando las historias de tantos y tantos niños con mirada triste y asustada.

Yo quiero luz de luna
para mi noche triste,
para sentir divina
la ilusión que me trajiste,
para sentirte mía, mía tú
como ninguna,
pues desde que te fuiste
yo no he tenido luz de luna,
pues desde que te fuiste
yo no he tenido luz de luna.

Written by dslegi

Bizitza aurrera eramaten, Iruñea nire zaletasuna, euskara nire ametsa, Euskal Herria oraingoa eta etorkizunean. Mucho por decir y todo por escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s