el lamento de Dido

Entre mis rarezas de adolescente tuve la de aficionarme a la obra de Henry Purcell, un compositor inglés, quizás El compositor inglés. Este buen señor que vivió en la segunda mitad del siglo XVII, estuvo ligado toda su vida a la Abadía de Westminster y por lo tanto a la casa real inglesa, para quien trabajaba. La verdad es que me gustaba y me gusta su música, que me parece, siempre, de un gusto exquisito.

El caso es que hoy al llegar a casa y ponerme cómodo me ha dado por ponerme una ópera de la que ya os he hablado alguna vez, la célebre Dido y Eneas. Esta ópera que la vi hace años en el patio del actual INAP va a ser puesta en escena de nuevo en Iruñea, con motivo del 20 aniversario de aquella representación, y dirigida de nuevo por David Guindano. Por lo tanto, si os apetece disfrutar de una ópera barroca inglesa, de un compositor extraordinario, dirigida por un maestro de la tierra y con melodías preciosas, apuntaros las fechas y el lugar: días 7 y 8 de mayo en el Teatro Gayarre. Avisados y avisadas quedáis.

Otro día prometo hablaros de la ópera en cuestión. Mientras tanto os dejo con una versión de la más celebre aria de esta ópera. El llamado Lamento de Dido. No es la versión clásica, pero reconozco que esta interpretación de la inglesa Alison Moyet es deliciosa, dándole el tono de lamento perfecto para sentir todo su mensaje. Pues eso, que cuando muera, no tengas en cuenta mis errores y sea recordada. No me olvides… Pobre reina Dido…

When I am laid, am laid in earth, May my wrongs create
No trouble, no trouble in thy breast;
Remember me, but ah! forget my fate,
Remember me, remember me, but ah! forget my fate.

memorias de niña

Esta semana terminé de leer un libro que me ha encantado. Un libro que está basado en unas cartas escritas entre 1969 y 1973 y que son las memorias de una niña, una niña que, a pesar de la dureza de vida que le tocó pasar, siguió su camino convirtiéndose en mujer, pintora y parte del círculo intelectual de la Europa de la década de los 60 y 70. Esta mujer fue Emma Reyes una pintora de la que no había tenido noticia y de la que he oído hablar por primera vez como escritora que no era. Y digo no era porque el libro son en realidad 23 cartas que escribió a su amigo, el escritor, historiador e intelectual Germán Arciniegas, contando su vida de niña. Vida absolutamente dickensiana en el sentido dramático, que con episodios absolutamente duros, pero con un relato hecho desde la visión de la niña que era, consiguen, impresionantemente, arrancar la sonrisa, e incluso la carcajada, en más de una ocasión.

Captura de pantalla 2014-11-16 a las 8.41.37 a.m.

Memoria por correspondencia, editado en 2015 por la editorial Libros del Asteroide, es un libro que se publicó en Colombia en el año 2012 y se convirtió inmediatamente, en su país de origen, en un auténtico fenómeno literario que llegó a emocionar, incluso, al gran García Márquez. La cuestión es que en este libro, redactado mediante los recuerdos y la voz de una niña hecha mujer con el tiempo, la frescura, gracia y naturalidad del relato hace que haya momentos en los que, pese a la crudeza de lo contado, llegas a sonreír. Una niña que en el primer capítulo aparece viviendo semi abandonada en un cuartucho de chabola, con su hermana, siempre a expensas de lo que mande María, una señora de pelo negro que no llegas a saber si es su madre o de quién se trata. Un traslado a otro lugar para regentar una chocolatería, maltrato infantil y de fondo las maternidades no deseadas y los señoritos de paternidad no deseada. Otro traslado al bajo de un teatro y finalmente el abandono por parte de la señora María que marca el camino hasta una “escuela” de monjas para niñas que tiene más de taller clandestino y de explotación infantil. Y allí, en medio de todo ese mundo dickensiano, como del Londres victoriano, Emma, con su imaginación y su curiosidad de niña a la que nunca se han molestado en enseñar. Un libro precioso, con un lenguaje sencillo pero con unos matices exquisitos llenos de una capacidad para describir inaudita.


Un libro precioso para esas personas que disfrutan de la literatura que hay en la vida, en las historias de las personas y en los recuerdos del alma. Para quienes echan de menos mantener una correspondencia por carta. Es también un libro para quien quiera maravillarse con una escritura fresca y directa. Y también, desde luego, para quienes se maravillaron con Oliver Twist y quieran rememorarlo con acento colombiano.


Sigo sin comprender cómo esta mujer no se dedicó a escribir durante su vida. Pero quizás  el secreto de este libro sea eso, que en realidad no es un libro.

Nos contó la historia de un niño que se llamaba Jesús, la mamá de ese niño también se llamaba María [como una religiosa a la que Emma adoraba], eran muy pobres y habían viajado en burro ( …) Ese niño tenía tres papás, uno que vivía con su mamá, que se llamaba José y que era carpintero; el otro papá era viejo con barbas y vivía en el cielo entre las nubes y ese papá sí era muy rico. La monja nos dijo que él era el dueño de todo el mundo (…) El tercer papá se llamaba Espíritu Santo y no era un hombre, sino una paloma que volaba todo el tiempo. Pero como la mamá vivía solo con el papá pobre, no tenían ni casa en qué vivir y cuando nació el niño Jesús tuvo que ir a nacer a la casa de un burro y una vaca.

#patxieidoiasequedan

Avanzada la tarde una negra noticia corrió como la pólvora en los móviles iruindarras y en las redes sociales. Los bancos desahuciadores de nuevo iban a poner en marcha toda su maquinaria para dejar a unas personas, a una familia, sin su vivienda, sin techo para vivir. Esta vez era en la Txantrea donde se anunciaba la ejecución de una orden judicial que solo tiene en cuenta los intereses del capital, de los bancos y del Sistema. De nada sirve que en las grandes leyes el derecho a la vivienda sea un derecho básico, recogido y defendido incluso en sacrosantas constituciones y demás. Dejar a una persona a una familia es, en este caso, el instrumento que se arrojan las entidades bancarias para hacer valer sus intereses y el de la oligarquía que ha construido su riqueza a base de hipotecas a la clase trabajadora.

CZohjLuWQAAbWgH.jpg-large

La cita era a la ocho de la mañana y la PAH y grupo anti-desahucios de la Txantrea nos han convocado, a todo aquel que se ha querido presentar, para defender la vivienda de Patxi e Idoia y para impedir el desahucio cuya orden judicial se dio a conocer ayer mismo. Me ha sorprendido la cantidad de gente que había a esas horas, gente de todas las edades, jubilados y jubiladas, miembros de la PAH con sus chalecos verdes, jóvenes del barrio y de toda Iruñerria, miembros del Movimiento Popular de la Txantrea, concejales y concejalas de EH Bildu, Aranzadi e IE, la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez, miembros de los grupos parlamentarios de EH Bildu y Podemos y sobre todo vecinas y vecinos preocupados por este atentado a los derechos de una familia vecina.

Cuando ha llegado el Alcalde, Joseba Asiron, los medios han disparado flashes y han puesto en marcha sus cámaras, buscando un momento que es histórico en esta ciudad, porque ha sido un paso adelante en la lucha por los derechos de la ciudadanía ver a un alcalde defenderlos a pie de calle, mano a mano con sus vecinas y vecinos. Si esas fotografías sirven para dar a conocer una realidad cada vez más cercana, bienvenidas sean. Es bueno si sirve para hacer presión a los bancos para que no desahucien a nadie más. Pero mucho, mucho mejor, será que los grupos anti-desahucios sigan haciendo su trabajo militante, tal y como lo vienen haciendo diariamente. Y mejor será cuando el Ayuntamiento siga comprometiéndose, tal y como dice la Declaración anti-desahucios firmada hace poco, para poner y llevar adelante políticas efectivas que defiendan el derechos que todas las personas a una vivienda digna. Esa será la mejor movilización que podamos hacer.

Las personas que hemos estado ahí nos hemos ido con la satisfacción de que se haya parado finalmente el desahucio, pero con la preocupación de que este ha sido un caso más entre los muchos existentes. Por eso quiero terminar con el reconocimiento a todas esas personas que, desde hace años, trabajan en la PAH y en los diferentes grupos anti-desahucios, a pie de calle, con concentraciones, reuniones, búsqueda de soluciones y paralizaciones de desahucios. Son ellas y ellos las que han abierto, sin duda, el camino por la defensa del derecho a la vivienda y por la defensa de la dignidad de las personas. Zorionak eta aurrera!

#PatxieIdoiaSeQuedan

CZpHEmJUMAAr-jV.jpg-large

¡libertad de expresión en el Sadar!

Más de uno y de una se sorprenderá al ver de qué va la entrada de este lunes y es que quien me conoce sabe que paso olímpicamente del fútbol. No voy a mentir. Me da un asco infinito toda la mierda que hay alrededor del fútbol profesional, pero como soy de los pocos que pienso eso pues me quedo yo con ese asco y punto. Y tragarme me he tragado unos cuantos partidos de fútbol. A mi hermano Lalas le he seguido desde txiki en muchos de sus partidos y reconozco que en más de una ocasión lo pasé en grande viendo a esos equipos del Pamplona y Amaya peleando, luchando, divirtiéndose, ganando, perdiendo, haciendo mala hostia. Disfruté más de una vez con esos partidos tan bonitos. En el Sadar, que he estado también más de una vez, también he llegado a disfrutar, pero sobre todo me quedaba acojonado con lo que oía y veía, con actitudes que están en las antípodas de mi pensamiento. Pero reconozco que si algo había que me maravillase era la afición de Osasuna, esa afición que no descansa de animar, de apoyar a su equipo incluso cuando está todo perdido. Y mira por dónde, casi siempre me volvía a mirar al mismo lugar, porque casi siempre los gritos de apoyo venían del mismo lado, de la zona Sur del estadio.

_2014557405_018c7a3f

Pese a no entender algunas cosas, en esa zona del Sadar he visto también expresiones en contra del machismo y heteropatriarcado, a favor de la repatriación de los prisioneros y prisioneras vascas, contra los tejemanejes de la LFP, a favor del cambio y en apoyo a trabajadores y trabajadoras cuyos puestos de trabajo peligran. Como ayer domingo, que con una pancarta apoyaron a la plantilla de ZF-TRW, pero que debía molestar, porque fue retirada por los guardias de seguridad. Guardias cuya principal misión debe ser joder al personal… de la zona sur. Ayer hubo personas que entraron incluso 15 minutos después de empezar el partido gracias a que los seguratas se empeñaron en cachear hasta el alma a todo kiski. A propósito, ¿esos cacheos a menores son legales? Quiero decir, ¿es normal que chavales y chavalas de doce años tengan que ser sometidos a semejantes registros e inspecciones? Si alguien me dice que eso es  normal, apaga y vámonos. Tampoco es normal que dentro del estadio estén todos esos policías armados para que nadie escape de los cacheos. Ni es normal la persecución de símbolos de este Pueblo. Porque se trata ni más ni menos que de eso, de una persecución política. Si esta gente en vez de llevar arranos, ikurriñas, banderas de Nafarroa (sin corona, date por jodido, o con la leyenda independentzia, ya la has cagao), llevase solo la bufanda y el gorro oficial del club, con los que ganan sus buenos dineros, sin ningún otro símbolo más, la cosa sería diferente. Si esta gente no hubiese gritado en su día Barcina kanpora, no estaríamos hablando de esto.

La cuestión es si el club va a seguir permitiendo que una parte de la afición siga siendo perseguida de esta manera. Porque si es así puede que tengan que contratar a alguien para que anime. Ayer la gente de Indar Gorri no estuvo en el campo y por lo que cuentan aquello parecía un cementerio. Con la libertad de expresión no se acaba a través de multas, cacheos ni detenciones, como la de ayer a un chaval por llevar el símbolo de un antiguo rey navarro. Ni tampoco persiguiendo solo a los que te molestan con sus gritos, mientras miras a otro lado en otro campo.

Pues eso, ¡libertad de expresión para todo el mundo! ¡Y gora Osasuna!!!! ¡Aupa rojillos!

morir contemplando la belleza

La escena de hoy puedo decir que es una de mis preferidas, y es que en esta ocasión la música que la acompaña recoge a la perfección no solo lo que ocurre en esa escena, que es además la escena final de la película, si no que encierra en sus notas el significado de toda la obra llevada al cine por el maestro Luchino Visconti. Estamos hablando, cómo no, de Muerte en Venecia, cinta de 1971, basada en la obra homónima de Thomas Mann.

5953920526_71709a1d9d_o

La novela, que en su momento leí sin llegar a entender parte de su simbolismo debido a mi propia juventud, cuenta la historia de un escritor (compositor en la película) que se traslada a Venecia a descansar de su ajetreada vida en la ciudad. En el hotel en el que se encuentra coincide con una familia polaca, uno de cuyos miembros es el joven Tadzio, andrógino de belleza sobrecogedora y que representa la belleza misma, la juventud, la despreocupación o el despertar. El compositor se queda prendado por el joven, en una representación del ideal estético que, conforme va transcurriendo la película, se convierte en obsesión. La relación entre Tadzio y von Aschenbach es cada día más tormentosa, para el compositor, se entiende ya que el joven casi no percibe la presencia del alemán no hablando en toda la película. Si Tadzio es la juventud y la belleza, el compositor representa la decadencia y la juventud perdida.

La escena es el final de la película y en ella se ve Dirk Bogarde, que encarna al compositor, sentado en una tumbona en la playa del Lido, observando a Tadzio, caracterizado por Björn Andrésen. Von Aschenbach ha salido a la playa maquillado, para esconder su decadencia y observando al polaco muere  sentado. Tadzio ni se da cuenta y sigue jugando en el agua y hablando con algún compañero. Los trabajadores del hotel se llevan el cuerpo del compositor. Durante toda esta escena suena de fondo el Adagietto de la Quinta Sinfonía de Mahler.

Gustav Mahler terminó su 5ª Sinfonía en 1902, aunque volvió una y otra vez a ella hasta su muerte en 1911. En tono de do sostenido menor, la sinfonía, de cinco movimientos, dicen que es la que mejor representa las obsesiones de Mahler, como la muerte, el amor, la naturaleza o la música popular. Empieza con sonidos de muerte para ir pasando a la tranquilidad y desembocar en la vida, en el gigantesco quinto movimiento. La música que suena en la película, en toda ella, es el cuarto movimiento, el Adagietto que Mahler dedicó a su esposa, Alma. Este movimiento es la expresión del amor y seguramente una de sus músicas más conocidas, en gran parte por culpa de Visconti. Dentro de la obra musical de Mahler el Adagietto es una rareza debido a su sencillez, con una inusitada orquestación para cuerda y dos arpas y que se puede catalogar como una de las músicas más intimas compuestas en toda la historia. Como curiosidad señalar que esta música acompañó el funeral de Robert F. Kennedy bajo la batuta de un director netamente mahleriano, Leonard Bernstein. Por cierto, aquí lo tenéis dirigiendo a la Filarmónica de Viena en el famoso movimiento:

Entre las grabaciones os recomiendo dos. Una dirigida en 1993 por Claudio Abbado, para Deutsche Grammophon, que lleva a la Filarmónica de Berlín a interpretar con una fuerza indescriptible la sinfonía. La otra, cómo no, está dirigida por Leonard Bernstein en 1987 al frente de la Filarmónica de Nueva York, también para el sello alemán. Para muchos, me incluyo, la mejor grabación de esta sinfonía en disco. Recomendabilísima.

 

euskal barroko para una tarde de domingo

Como más de uno sabe soy un ferviente aficionado de la música clásica en general y la antigua en particular. El Medievo, Renacimiento y Barroco son las épocas de la música en las que encuentro más emoción y mi espíritu más se conmueve. Dentro de estas músicas me gusta esa corriente que vuelve al origen y que de una u otra manera me hace ver que la música en estado puro no entiende de fronteras siendo ella misma el lenguaje universal. Si en la segunda mitad del siglo XX hubo emprendedores que iniciaron la búsqueda de la interpretación historicista (gracias Leonhardt, Harnoncourt y Gardiner), avanzado ese siglo y de lleno en el XXI otros intérpretes decidieron buscar el sonido primigenio y puro de aquellas músicas que, en gran parte, fueron interpretadas por el pueblo. Jordi Savall, José Miguel Moreno o Christina Pluhar son buenos ejemplos de esa interpretación que, libre de ataduras, ahonda en los sonidos originales, frescos y originales. Son interpretaciones que rompen, en gran medida, con el concepto histórico de música clásica y nuevos y variados grupos está surgiendo por todo el mundo, desde la Vieja Europa a cualquiera de las Américas.

Solinis9425

En Iruñea hay gente que lleva intentando hacer eso durante muchos años, aunando cultura popular con música y repertorios clásicos. Una de las mejores experiencias que he tenido fue asistir a una representación de la ópera de Purcell, Dido y Eneas, dirigida por el director y músico David Guindano. David, buen amigo y preocupado por la cultura y la música en nuestra tierra, logró entonces transportarme a un teatro londinense de finales del XVII, cuando en el patio de la antigua Escuela de Empresariales, hoy INAP, creo un espectáculo de danza, teatro y música logrando convertir a los espectadores en las gentes que inundaban los teatros a orillas del Támesis. Con los años ha seguido investigando, creando e interpretando música de todos los colores, de la que, sin duda, es uno de los más grandes enamorados. Estad atentos y atentas a cualquier cosa que haga.

En estas estaba, esta tarde, escuchando música interpretada por el maravilloso Jordi Savall cuando me he topado de bruces con un disco, editado por su sello Alia Vox, titulado Euskel Antiqva, interpretado por el grupo Euskal Barrokensemble, dirigido por el músico bilbaíno Enrike Solinis. Este grupo fue creado en 2006 y está formado por músicos de diferntes lugares que unen la música antigua, clásica y popular en interpretaciones frescas, a veces incluso con espacio para la improvisación, pero ejecutadas con una profesionalidad y creatividad increíbles. A veces la intimidad a la que llegan son capaces de dejarte sumido en el estupor placentero por un descubrimiento de algo nuevo.

Dicen que prefirieron utilizar “Euskel” a diferencia del convencional “Euskal” ya que el hecho de aparecer de esa manera en el manuscrito del siglo XVI de Lazarraga, les invitó a pensar en cierta medida, cómo las palabras varían a lo largo del tiempo y a pesar de ello el fondo al que refieren, en este caso al pueblo que tiene una lengua común sobre la que se vertebra un mundo socio cultural particular, sigue siendo siempre el mismo. Esta nueva ventana al mundo de la cultura que se hace llamar música antigua recoge las músicas y literaturas de otras épocas, dejando entrever muchas veces cómo el estrato culto y el popular convivieron en gran medida y evidenciando, eso sí, que la música llamada antigua es hija natural de la música popular. La amplitud y variedad del cancionero vasco, y de las expresiones artísticas como la literatura, la danza, la pintura o el bertsolarismo, además cómo no de la propia música culta, choca de frente con su escasa presencia en determinados círculos artísticos a los que merecería pertenecer.

Dicen que somos un pueblo de singularidades evidentes como el de poseer uno de los idiomas más inclasificables y antiguos del mundo, unos instrumentos musicales tan semejantes y diferentes a la vez a los de los pueblos que lo rodean, y que desarrolló su arte desde un principio en la misma medida que los vecinos que lo rodeaban, esa es la imagen que queremos trasladar de nuestra cultura. Un arte vasco vinculado a las corrientes europeas en boga en otros tiempos, muchas veces adelantada a su tiempo y muchas otras adormecida en su propio y natural ostracismo. Una cultura que en el Renacimiento todavía vivía sin digerir un cristianismo de última hora que chocaba de frente con su modus vivendi y sus creencias ancestrales.

Vivir en la cultura vasca supone disfrutar de la maravilla del arte vasco, disfrutar de todas sus aristas y recovecos y saber además caminar por el mundo disfrutando y aprendiendo de otras culturas, mezclándonos con ellas.

Si podéis, disfrutad de este disco, merece la pena. Una auténtica gozada por todos los sentidos. Yo espero escucharlos algún día en Iruñea. Tendré que hablar con una amiga mía, a ver si se puede hacer realidad.

todo por contar

Era algo sencillo, natural. Que tres localidades hermanas, como Iruñea, Hondarribia y Baiona, hiciesen una campaña turística conjunta, era lo normal. Lo que no era lógico es la obsesión “antitodoloquenoeslomío” que tenía y tiene UPN. Porque Hondarribia, Baiona e Iruñea tienen mucho en común. Historia, sociedad, País, cultura, idioma, folklore, gastronomía, política, futuro… Y sobre todo, ¡tenemos tanto por contar! Todo eso que el Régimen ha intentado, por activa y por pasiva, silenciar. Pues lo llevan claro. No vamos a callar.

Muy chulo el vídeo de la campaña conjunta “Tengo algo que contarte”. ¡Vamos a contar muchas cosas! Y si no les gusta, ¡que se tapen los oídos!