2ª parte

Hemos alcanzado el ecuador de la legislatura 2015-2019, se han hecho las valoraciones de la primera mitad, se han marcado los objetivos para el segundo tiempo y se encara con el trabajo anterior el trabajo todavía por realizar. Si los dos primeros años han supuesto en el cuatripartito un continuo enriquecedor ejercicio de consenso para sacar adelante los proyectos en el Ayuntamiento de Iruñea y una incansable dinámica de diálogo, con sus altibajos, todo acompañado de la necesidad de un aprendizaje colectivo diario, dentro y fuera del Ayuntamiento, los dos años que quedan hasta llegar a mayo de 2019 van a estar marcados, sin duda, por la eclosión de multitud de proyectos que han sido trabajados y preparados desde su base en los meses pasados y por la perspectiva de renovar un Ayuntamiento progresista, plural y conectado a la gente.

La oposición con UPN y sus diferentes instrumentos marcando el estilo y con PSN, desafortunadamente, compartiendo la estrategia de la ultraderecha navarra, en un continuo estado de shock, se ha dedicado a sus obsesiones identitarias, a la pataleta cada vez que veían que los privilegios que habían construido desde el Régimen iban cayendo uno tras otro y al enfado por su propia incapacidad y sin un proyecto, más allá del interés particular, de cara a esta ciudad. De puertas adentro hemos asistido atónitos a una bancada de UPN desagradable en el estilo, bronca en las formas y con el único objetivo de tensionar el ambiente en el Ayuntamiento. A decir de las y los trabajadores de la casa consistorial, nunca, en los muchos años que llevan algunos de estos funcionarios trabajando en el consistorio, nunca, habían asistido a algo semejante. Desde el gobierno municipal, con paciencia infinita, se ha gestionado este ambiente lo mejor posible, aplicando el reglamento con bastante mano izquierda y centrándose en la gestión diaria. Porque desde el cuatripartito somos conscientes de que el objetivo de UPN no es otro que el de restar las energías necesarias para seguir adelante con el cambio. El objetivo del Régimen sigue siendo el cambio.

Ayer, en el último pleno del curso, asistimos a un episodio que redunda en esta estrategia de UPN. Una vez más, las concejalas navarreras, Ana Elizalde y María Caballero, tal y como han venido haciendo en los dos años anteriores, se dedicaron, constantemente, a interrumpir a los compañeros de corporación en sus intervenciones, hablando y gesticulando mientras algún miembro del gobierno municipal intervenía desde su asiento. En estos dos años se ha podido ver en los vídeos grabados en los plenos y en la parte pública de la comisiones informativas, la actitud de estas dos concejalas y algún otro compañero de bancada. Lo que no se ha podido ver es la actitud que tienen normalmente cuando son conocedoras de que ninguna cámara les graba. Son sesiones a puerta cerrada que en muchas ocasiones han sido, cuanto menos, dantescas. Y ayer, el alcalde tuvo que llamar la atención, de nuevo, a estas dos ediles, cuestión que disgustó a UPN. A pesar de la paciencia demostrada, ayer el alcalde hizo un gesto privado al portavoz de UPN señalándole la cara que tenían sus compañeras con esa actitud. Quizás el fallo fue intentar humanizar la situación con un lenguaje de tú a tú entre Asiron y Maya, cuestión que Maya aprovechó, tras dos segundos de pensarlo, para llevar a cabo su papel en la farsa montada. Se levantó de su asiento y de pie se puso a gritar y vociferar por la llamada de atención del alcalde. Sobrepasado el límite permitido y ante la falta de respeto del portavoz navarrero al Pleno, a la corporación y al público asistente, el alcalde le apercibió avisándole hasta en tres ocasiones hasta que, en aplicación del reglamento, tuvo que expulsar al portavoz de UPN, cosa que hizo cuando la bancada derechona hacía ya un rato que estaba abandonando el salón de plenos. Sorprende cómo Enrique Maya, un señor que ha sido alcalde, se presta a este tipo de números tan poco edificantes.

En el necesario receso para evaluar la situación, el alcalde, entendiendo la necesidad de solucionar el episodio ocurrido, mantuvo una conversación con el portavoz expulsado, asumió el gesto innecesario que de manera privada le había hecho en el salón de plenos y terminaron acordando, con un apretón de manos, que toda la bancada de UPN volvería a ocupar sus asientos. Pudo así terminar, de manera más tranquila, el último pleno del curso.

1019851_NpAdvHover

Pero nada más allá de la realidad, ya que pasadas pocas horas, el propio presidente de UPN, Javier Esparza, en una nueva demostración de oratoria política, publicó un tuit en su cuenta que decía textualmente “Asirón (sic) expulsa del pleno a Maya. Asirón (sic) representa a los fascistas de EH Bildu amigos de ETA y Maya a los demócratas. El mundo al revés”. Un tuit con una carga de profundidad absolutamente denunciable y con un mensaje fuera de lugar tras el acuerdo entre Asiron y Maya. Resulta incomprensible que un acuerdo sellado con un apretón de manos entre el alcalde y un ex-alcalde lo hagan saltar por los aires de una forma tan baja. Y así se lo hizo saber el alcalde Asiron a Maya tras ponerse en contacto con él, pidiéndole que hiciese las gestiones oportunas para que el tuit fuese retirado, porque el alcalde de Iruñea no tiene porqué aguantar esos insultos públicos, y menos de un representante político y porque la ciudad merece un respeto que el presidente de UPN no demostró ayer. En su exabrupto pretendiendo otorgar el label de democracia, no se dio cuenta que el label demócrata lo da la ciudadanía, una ciudadanía que hace dos años decidió que UPN no gobernara, decidió que otra gente se dedicase a airear y sanear las instituciones y decidió que UPN se tenía que ir a la esquina de pensar. Pero siguen sin pensar, siguen en sus trece, siguen pretendiendo mantener la ciudad de los buenos y los malos que ellos mismos crearon para su interés particular (el del Régimen).

El alcalde representa a la ciudadanía. A toda. Ese es el label del alcalde Asiron. Algo que ellos no consiguieron en todos los años que gobernaron la ciudad.

¿somos conscientes?

El miércoles acompañé al alcalde de Iruñea, Joseba Asiron, a Gasteiz, a participar en una jornada organizada por las compañeras y compañeros de EH Bildu de la capital alavesa. Una jornada que llevaba como título Dictadura franquista: impunidad o justicia y que ahondó en el modelo emprendido en Iruñea de cara a recuperar la memoria en este periodo. Las más de 100 personas que se reunieron en la Plaza de la Provincia, frente a las Juntas alavesas, escucharon y agradecieron el recorrido que el alcalde hizo al respecto.

IMG_7800

Iruñea, ciudad de 200.000 habitantes, y que en el 36 contaba con 40.000, cuna de fraguas, cálculos y preparaciones del golpe militar contra un gobierno democrático y que, pese a no tener un frente de guerra en los años siguientes al golpe, asesinó a 300 vecinos fusilándolos y golpeó mediante la represión directa a más de 5000 vecinas y vecinos. Pasaron 40 años de represión y otros 40 de silencio, porque, pese a la mal llamada Transición, estos asesinatos y persecuciones ideológicas no tuvieron, en casi 80 años, ningún tipo de reparación por parte de instituciones y gobiernos. Y Joseba ahondó en la necesidad de avanzar hacia la reconciliación y la convivencia en una ciudad que había visto morir violentamente a 300 vecinos por parte de la Dictadura franquista, 27 por parte de ETA y 4 por parte de fuerzas policiales.

Y es que la convivencia ha sido la base en todo movimiento emprendido desde el Ayuntamiento del cambio. Ese es el objetivo principal en el cambio de denominación de la antigua Plaza de Conde Rodezno a Plaza de la Libertad, porque era inconcebible que en esta segunda década del siglo XXI todavía existiese una calle dedicada al primer ministro de Justicia franquista, que firmó más de 50.000 ejecuciones en el tiempo en el que desempeñó su cargo. La convivencia fue también el leitmotiv para la exhumación de los generales golpistas e ideólogos de su dureza y represión, Mola y Sanjurjo. Una exhumación que se hizo con el respeto que todavía hoy miles de fusilados no han tenido y siguen esperando en las cunetas y fosas por todo el Estado. Y la convivencia fue, junto a la memoria y la justicia, el objetivo principal en la creación de la Oficina de Víctimas que estuvo abierta varios meses recogiendo las declaraciones de personas represialadas y los testimonios de familiares de fusilados. El alcalde dio especial importancia al convenio de colaboración firmado con la UPNA y el equipo de trabajo del historiador Emilio Majuelo.

Posteriormente fue el turno de Carlos Otxoa, antiguo concejal en Iruñea por Euskal Herritarrok y miembro destacado del movimiento memorialista de Nafarroa. Porque si algo ha quedado claro es que para que ocurriese lo que acababa de contar Joseba Asiron tuvieron que darse dos circunstancias y un hecho. La primera circunstancia fue la llegada de un Ayuntamiento del cambio formado por un gobierno municipal de fuerzas progresistas y la segunda, aunque primera, sin duda, en importancia, el trabajo realizado durante décadas por las organizaciones que trabajan la Memoria Histórica, porque sin ellas todo eso habría sido imposible de realizar. El hecho fue la necesaria colaboración entre estos colectivos y el Ayuntamiento.

Captura de pantalla 2017-06-16 a las 8.55.26

Carlos se refirió y ahondó en la presentación de la Querella contra los crímenes franquistas, conocida también a veces como Querella argentina, que fue presentada en marzo por el propio Ayuntamiento. Esto supuso situar a Iruñea como referencia internacional en la dinámica por recuperar, no solo la memoria, si no la justicia debida a todas las personas represaliadas y en el camino hacia la reparación de todas ellas.

Pero Carlos hizo una referencia que me dio pie a la reflexión y a la certidumbre en la necesidad de que nunca se olvide lo sucedido. Carlos dijo si éramos conscientes de lo que había supuesto la represión franquista, concepto que, si no se ahonda, corre el riesgo de quedarse en una expresión más, sin matices que le doten de humanidad. La represión franquista supuso 300 asesinados en Iruñea, fusilados muchos de ellos contra los muros de la Ciudadela iruindarra, más de 5000 represialados directos, desaparecidos, personas que fueron torturadas, encarceladas, despedidas de sus trabajos, humilladas públicamente, como todas aquellas mujeres que fueron obligadas a pasear por la Plaza del Castillo después de haberles obligado a beber aceite de ricino y mientras se cagaban piernas abajo para disfrute de todas las personas que asistían al espectáculo. Hubo personas que perdieron sus negocios, requisados, esto es, robados, por los vencedores golpistas, hubo, desde luego, quien enfermó y murió a causa de esa represión, quien tuvo que abandonar a sus hijos, quien tuvo que dejar la escuela porque había que trabajar para llevar unas pesetas a casa, quien se quedó en casa, sin salir, durante años. Hubo personas obligadas a hacer trabajos forzados, como esclavos, y hubo personas, muchas, que fueron obligadas a callar, a guardar silencio y a compartir la vida con quienes en realidad se la habían arrancado de cuajo. Todas ellas eran personas, con familias, con sentimientos, con vidas, que iban a jugar a cartas, que compraban en la plaza, que jugaban en los parques de la ciudad y que sufrían para ganarse el sueldo. Personas. ¿Somos conscientes de eso?

La verdad, la justicia y la reparación son necesarias para recuperar una parte de nuestra historia, desde luego, pero son, sobre todo, imprescindibles para recuperar la dignidad de muchas vidas, individuales y colectivas, que en un momento, a partir de julio de 1936, fueron borradas, tachadas y silenciadas. Por todas ellas y ellos y por nosotras y nosotros, por la convivencia, es necesario seguir trabajando en favor de la memoria y la justicia. En Gasteiz lo van a hacer. En Iruñea tenemos que seguir haciéndolo.

las pataletas de UPN y PSN

Llegando al ecuador del mandato, tengo que reconocer que últimamente estoy preocupado por la oposición política. Esa oposición que sigue sin asumir su papel, sin acostumbrarse al resultado democrático de hace más de año y medio y sin querer reconocer que ya no gobiernan en Iruñea. Habrá quien diga que es su problema y en cierta medida tiene razón quien así lo afirme, pero las consecuencias de esa actitud negacionista de la realidad, las pagamos todas y todos, ellos los primeros y la ciudad en última instancia.

import_12904583_1

Esta actitud se basa en el enfado constante que demuestran día a día. Un enfado que tiene sus raíces en la incredulidad de su situación. Siguen pensando que son las dueñas y señoras del Ayuntamiento y de la ciudad, como cuando convirtieron la casa común en su chiringuito y cortijo. Piensan y así lo creen, que todo y cuanto hay en el Ayuntamiento, desde cuadros y despachos, hasta funcionarios y trabajadores, es suyo y les pertenece por derecho divino. No quieren aceptar que hace ya 20 meses, la ciudadanía decidió que los oscuros tiempos de un ayuntamiento siempre de espaldas a la ciudadanía, a los barrios y a las vecinas y vecinos de Iruñea, tenían que terminar. Alguno sigue yendo de alcaldico por la vida, sin percatarse que el tiempo de aquella alcaldía de despacho y privilegios ya no existe. Ahora el Alcalde, este alcalde Asiron, está en la calle, debate con los vecinos y vecinas de tú a tú y ha abierto las puertas del consistorio a todo aquella persona que necesite y deba ser escuchada. Esa es la gran diferencia. El alcalde es uno más entre nosotras y nosotros, un trabajador más, aunque con unas responsabilidades diferentes a la mayoría. No le hace falta que los timbaleros lo anuncien. Joseba está donde tiene que estar y todo el mundo lo sabe.

El caso es que esta oposición, formada por un tándem casi inseparable, UPN-PSN, PSN-UPN, tanto monta, monta tanto, se dedica en exclusiva a intentar entorpecer las dinámicas y proyectos del actual ayuntamiento a base de ruido. Y no, no creo que esa sea la labor de una oposición. No es mi problema, en absoluto, pero creo que una oposición seria debería plantear alternativas a los proyectos que no les gusten, tendría que trabajar las iniciativas que le gusten. Y lo deberían hacer mediante el debate, la confrontación de ideas y el diálogo. Y sobre todo en clave de ciudad. Pero qué se puede pedir a quien ha gobernado durante años solo para los suyos. Las peras no se pueden pedir al olmo. Porque la triste realidad de esta oposición de pataleta es que no tienen un proyecto para la ciudad. No lo han tenido nunca. Su único proyecto era vivir lo mejor posible, tener la mayor cantidad de privilegios posibles y seguir calentando los sillones de plenos, juntas y reuniones varias a base de dietas, recordemos, incluso cobradas por triplicado en una hora. Ese era y es su proyecto.

El problema se ha agudizado con las encuestas internas que tienen. No les salen las cuentas. No dan crédito, pero los números no les cuadran. Se han quedado noqueados al conocer que la gestión del ayuntamiento del cambio tiene gran aceptación, incluso entre su gente. y no solo eso. Los números, en cuanto a su labor, tampoco les han animado. La gente les está empezando a ver como bichos raros. No se entiende esa incapacidad a la hora de hacer propuestas, ni se comprende que lo único que hacen es ruido mediático, con la inestimable ayuda de Diario de Navarra y el chiringuito que sacaron en Internet para apuntar y golpear. La estrategia que han tomado está clara. Se llama estrategia del sirimiri, y consiste en ir soltando día a día pequeñas noticias, aunque sean falsas, para que vaya calando entre el personal. Esa es su única estrategia. Sin proyecto de ciudad, sin dinámica política y sin argumentos con los que dar la vuelta a esas encuestas. Es lo único que tienen. Di lo que sea, aunque sea falso, que algo queda.

lluvia

Lo peor de todo es que han perdido el poco respeto que tenían a la casa común. La mala educación que tienen en cada una de las reuniones de las comisiones o de los plenos, los gritos y malas formas empleadas, los insultos constantes y la burla habitual les delata. Porque el objeto de esas burlas e insultos no es solo a este ayuntamiento que está mejorando la ciudad día a día. Su falta de respeto es a toda una ciudad. A la vieja Iruñea, a esta Pamplona del siglo XXI. Y siendo sincero, no todos los miembros de UPN y PSN actúan igual. Imagino que es parte de la estrategia. Quienes actúan de esa manera se retratan constantemente. Es la vieja política, la de creerse más que nadie por ocupar un cargo público, la de aprovecharse de ese cargo. Esa vieja política que desterramos hace veinte meses. Está documentado. Todas y todos somos testigos de su deriva política y personal.

Voy a ofrecerles, de todos modos, una solución a sus males. De cara a poder soportar la buena marcha del gobierno municipal del cambio, cuya prioridad es la ciudadanía y cuyos buenos resultados saltan a la vista en la mejora de la ciudad y de las condiciones de vida de sus vecinas y vecinos. Señoras y señores de UPN y PSN, respiren hondo, practiquen la meditación, sean conscientes del momento actual, hagan yoga o zumba en su defecto, o salgan a correr, escuchen música tranquila o hagan un buen ayuno depurativo. O líenla parda una noche, suéltense la melena, desfóguense, saquen esa rabia. Lo que sea con tal de rebajar esa amargura que llevan dentro. Y sobre todo dejen trabajar, dejen de gritar, sonrían algo más y piensen más en nuestra ciudad. Por su bien y por el de todas y todos.

el fascismo no tiene cabida aquí

La jornada de ayer pasó a la historia como el día en que Iruñea, Pamplona, dio un paso de gigante hacia el respeto y memoria a las víctimas franquistas. Recién pasada la medianoche del 15 al 16, según ha relatado el alcalde Asiron, se iniciaron las exhumaciones de los restos que permanecían en la cripta de “los caídos”, tras la exhumación, hace unas semanas, de los restos del general Mola. Un proceso que se llevó a cabo el día 16 de noviembre, tal y cómo se anunció, con discreción y con el respeto solicitado por las familias. Y llegados a este punto, las comparaciones, en este caso, son necesarias. Ojalá tantas y tantas familias hubiesen tenido la oportunidad de rescatar los restos de sus familiares de las cunetas y simas donde estaban, con tanta pulcritud, diligencia y respeto por parte de quienes gobernaban en aquellos momentos. Afortunadamente, durante décadas, estuvieron los colectivos memorialistas realizando estos trabajos, sin apenas apoyo institucional, pero con una humanidad y dignidad que aquellos que volvían la cabeza ante las cunetas con cadáveres de vecinos y vecinas de esta tierra que creyeron en la Libertad, demostraron desconocer. Vamos avanzando en la recuperación de la memoria sustraída, sin revanchas, pero con la determinación de seguir trabajando hacia el reconocimiento y la justicia.

Y es que, trabajo, todavía queda mucho por realizar. Esta misma semana, el pasado lunes, en comisión municipal, el Ayuntamiento debatió una moción trasladada por la Plataforma contra el Fascismo en la que se solicitaba el apoyo de Iruñea a la manifestación convocada para este mismo sábado y que lleva como lema “Por las libertades, contra el fascismo”. Esta manifestación, convocada por más de 50 colectivos políticos, sindicales y sociales, logró el apoyo mayoritario de los grupos municipales con la única excepción de UPN, que, una vez más, se mostró en contra agitando, de manera desesperada, la bandera de ETA. Es triste ver cómo se agarran a ese palo ardiendo con absoluta desesperación. Lo estamos viendo todos los días. Son ellos los que, en este caso, se quedan como abanderados de una posición tibia en la que siguen sin poder apoyar una manifestación por las libertades y contra el fascismo. Son los hijos de sus padres que siguen empeñados en no pasar página. UPN, que votó en contra de las exhumaciones. UPN, cuya ex-concejala, Paz Prieto, se presentó como representante de los Sanjurjo, que han llegado a amenazar al Ayuntamiento de Iruñea si se ejecutaban las exhumaciones. UPN, que sigue siendo incapaz de defender las libertades para todas y todos. UPN, a la que le es imposible posicionarse contra el fascismo.

img_0886

Y es que, señoras y señores de UPN, en esta ciudad, a día de hoy, siguen existiendo expresiones fascistas. Es nuestra labor trabajar para que esas expresiones desaparezcan de una vez. Cuando algunos y algunas señalamos la diversidad de nuestra ciudad como un elemento importante de Iruñea, no lo hacemos porque sí. Creemos en ella y la reconocemos como parte indispensable de nuestra vida, nuestro modelo de sociedad y la Iruñea del siglo XXI. Por eso es necesario expresar nuestra determinación para defender las libertades de todas las personas que viven en Iruñea y mostrar nuestro rechazo más absoluto ante cualquier expresión fascista que se pueda dar en la ciudad. Que sepan quienes berrean su fascismo por ahí, que en esta ciudad no se los quiere. Quienes no apoyan esta manifestación, deben ser conscientes de que son una minoría que se sitúan al lado de los fascistas y frente a quienes creen en las libertades para todas y todos.

El sábado será un día para salir a la calle, para defender lo que defendieron aquellos que acabaron en las cunetas y para rechazar el ideal de aquellos que han sido exhumados de la cripta. Queda mucho trabajo. Hay que seguir impulsando la querella contra los crímenes franquistas, tenemos que iniciar el debate sobre el futuro del edificio denominado de “los caídos” y sobre todo tenemos que seguir trabajando la riqueza y diversidad de esta ciudad. Este sábado, “Por las libertades y contra el fascismo”, estaremos muchas personas. De hecho, estaremos la amplia mayoría de esta ciudad.

esos tics os delatan

Ayer se celebraba el décimo foro de barrio organizado por el Ayuntamiento de Iruñea, una nueva manera de que las vecinas y vecinos de un barrio y el consistorio puedan establecer diálogo, hacer aportaciones y lo más importante, que éstas sean recogidas y en la medida de lo posible atendidas. Nada tiene que ver este instrumento con aquella boutade que se llamó “El alcalde te escucha” y que servía para que el susodicho se pasease por un barrio una vez en cuatro años. En esta ocasión el foro es parte del cometido de las y los concejales de barrio y el resto de la corporación asiste, si quieren y en el número que deseen, incluido el Alcalde Asiron que ha asistido, en calidad de público, a la mayoría de los foros.

_15042326_4ad55e70

La cita era a las 18.30 en el llamado Civivox del Ensanche (en realidad un tercer piso del antiguo colegio Blanca de Navarra, hoy parte de la Escuela de Artes y Oficios) y para esa hora la sala se había quedado muy pequeña. Está claro que este barrio necesita algo más que un tercer piso. Vecinas y vecinos de toda clase y condición, representantes de UPN, con Maya a la cabeza, PSN y Geroa Bai, el Alcalde Asiron y de concejala de barrio Itziar Gómez. El orden del día de estos foros es el que sigue: Una presentación de la técnica de Participación explicando cuál va a ser la metodología, intervención del director de Participación explicando qué es el foro y en qué lugar del plan de Participación se sitúa y después preguntas y aportaciones de los asistentes que la concejala de barrio intenta responder en la medida de lo posible.

Terminado el director su parte, dejó un momento por si alguien tenía dudas del tema de participación, antes de pasar a los temas de barrio… Y por lo visto había gente que quería intervenir. Resulta que las primeras intervenciones fueron para atacar al Ayuntamiento por poner en marcha este tipo de foros, ya que “esto de tantos foros y consejos no son muy útiles y quitan presupuesto para las cosas importantes”. Otra señora dijo que “hasta ahora este Ayuntamiento no le daba confianza porque había dejado hacer una exposición blasfema, habían cambiado el nombre de una plaza sin preguntar a nadie y quitaban el modelo en español de las escuelas para imponernos el euskera”. Vistas las primeras intervenciones está claro, pensé, que estos foros son más que necesario y que el plan de formación en participación es urgente. Después hablaron muchas otras personas agradeciendo el foro ya que “es la primera vez que el Ayuntamiento viene a los barrios a hablar con la gente y a hacernos caso”. Hubo una señora que se quejó del ambiente tenso que habían puesto las primeras personas que hablaron.

Y en esas estábamos cuando cogí la palabra para agradecer al Ayuntamiento la celebración del foro y para decir que yo prefiero esto que no que no me hagan ni caso, como hasta hace un año. Lo dije porque soy vecino de este barrio. Y no, no voy a decir cuántos años llevo viviendo en el barrio, como ese otro que de repente nos contó su genealogía y demás para demostrar su pedigrí del Ensanche. Y parece ser que esto no gustó al portavoz de UPN, Enrique Maya, que, saltándose todas las reglas, intervino para intentar denostarme diciendo que era una falta de ética que yo hablase presentándome como vecino siendo, como soy, el coordinador de EH Bildu. Yo le contesté que era vecino, que vivo en Castillo de Maya y que a ver por qué no podía decir lo que había dicho. Y él, en la línea que caracteriza a esta gente, me hizo un gesto con la mano para que no le molestase. Así son los señoritos. Él, concejal y vecino de otro barrio, se presenta en un foro de barrio y habla (fue la primera vez en diez foros que un concejal hablaba) para intentar que un vecino no lo haga.

adoración-y-alabanza

Mira Enrique, con esa actitud, para mí lamentable y vergonzosa, demostraste totalmente qué te parecen este tipo de foros en donde cualquier vecino y vecina puede hablar de tú a tú con el Ayuntamiento. Esos tics os delatan. Vosotros mantuvisteis las puertas del ayuntamiento cerradas a cal y canto durante los años que gobernasteis. Vosotros hicisteis oídos sordos a cualquier petición de la ciudadanía si ésta no se ajustaba a vuestro pensamiento único. Vosotros perseguisteis a cualquier persona y colectivo, a cualquier movimiento vecinal, popular, político y cultural, que no seguía la senda que vosotros marcabais. Y es que, vosotros, nunca, lo repito, nunca habéis creído en la participación. Me lo dijiste personalmente hace cinco años, a mi y al resto de representantes de Bildu (entonces). Tus palabras textuales fueron: “vosotros tenéis capacidad de moveros, de participar y de trabajar por lo vuestro. A nosotros nos vale con que nuestra gente vote cada cuatro años”. Me dirás que esa reunión no existió. Tu sabes que sí existió y si quieres te digo las personas que estuvimos allí. Enrique, no creéis en la participación porque ese instrumento reparte las responsabilidades, porque de esa forma hay que escuchar, porque es la única manera de que, quién así lo desee, pueda ejercer los derechos que tiene la ciudadanía de una manera diferente a votar cada cuatro años. ¿Es mejor una persona que participa de esta manera que una que se limita a votar cada cuatro años? Es más, ¿es mejor este tipo de personas que alguien que decide conscientemente ni siquiera votar? No Enrique, no. Pero es alguien que merece respeto, el mismo respeto que tu ayer no tuviste conmigo. Para ser un ex-alcalde no hace falta ir de eso por la calle, simplemente con tener respeto por tus vecinas y vecinos es suficiente.

Te vuelvo a decir lo que ayer te dije, porque posiblemente no me escuchaste. Ni tú, ni nadie, va a impedir que las vecinas y vecinos de Iruñea podamos hablar en los marcos dispuestos para ello, seamos estos pescatero, ingeniera de caminos, cuidador de ancianos, desempleada, estudiante o coordinador de EH Bildu.

Por mucho que lo sigáis intentando, por mucho que no os guste escuchar otras voces, por mucho que impulséis que una televisión, ETB, que miles de personas ven aquí, deje de emitir señal por vuestras denuncias y amenazas, por mucho que sigáis haciéndolo, habéis perdido la batallan. Porque, para vuestra desgracia, vamos a seguir hablando, alto y claro.

121120%20NAFLIB%20EXPRS

la oposición está preocupada

En mayo recibieron tal golpe que se quedaron en un estado de shock que les duró meses. Fueron los meses en los que el nuevo equipo de gobierno municipal se fue haciendo con las riendas del buque, un buque que, durante décadas, había sido manejado al antojo de ese Régimen despachado. En esos momentos lo único de lo que fueron capaces, fue de pagar a una empresa por los servicios de mantenimiento y limpieza de los equipos informáticos del Ayuntamiento. Por lo menos eso es lo que consta en una factura única de aquel mes de mayo. En mitad de ese duelo intentaron hacerse oír y en su primera rueda de prensa, a las pocas semanas del cambio, gritaron a los cuatro vientos que el nuevo gobierno municipal estaba paralizado y no había hecho nada. No se daban cuenta que, mientras la vida continuaba, sin mayor problema en los servicios a la ciudadanía, el cuatripartito se estaba poniendo al día de todos y cada uno de expedientes municipales. El Alcalde y los nuevos concejales y concejalas delegadas estaban conociendo al personal funcionario, algo que, según comentaron los propios trabajadores, no habían hecho jamás los anteriores gestores. Esa fue la primera demostración interna de que el cambio no solo era en el contenido, si no también en las formas, hasta entonces olvidadas en el consistorio. Tras ello llegó, poco después, la firma del convenio entre Ayuntamiento y funcionariado, firma que tuvo que esperar cinco largos años.

Captura de pantalla 2016-03-13 a las 10.18.28

El nerviosismo se fue acrecentando en las filas del Régimen y de ahí al ridículo hay poco margen, así que lo empezaron a hacer. Rápidamente pusieron el grito en el cielo porque el Alcalde no iba a misa, porque no había misa en la celebración del Privilegio de la Unión, porque el nuevo gobierno participaba en encuentros con otras ciudades del cambio, porque alguno no iba con chistera y porque otros le dejaban (algo inaudito) ir sin ella. Se empezaron a dar cuenta que la ciudad no estaba paralizada, que no se había empezado a hundir y que incluso la vida seguía sin ellos en el despacho de Alcaldía. Volvieron a intentarlo, en un bochornoso momento que hizo que se quitaran la careta. Una exposición artística fue el detonante para movilizar a su sector más ultra, y a golpe de concentraciones contra la libertad de expresión, con amenazas al Alcalde incluidas, intentaron, sin éxito y con la más absoluta indiferencia de la mayoría ciudadana, incluida su propia base social, paralizar dicha exposición que continuó con normalidad, siendo una de las exposiciones artísticas más visitadas nunca jamás en esta ciudad. Posteriormente, y habiendo pasado ya del nerviosismo al histerismo, decidieron pasar al ataque personal contra una concejala que, volviendo de trabajar un 31 de diciembre a las ocho de la tarde, tuvo un desafortunado percance con el coche, golpeando a una anciana que tuvo que ser trasladada al hospital para su observación. El histerismo les jugó una mala pasada y ellos, que habían basado su cortijo en la utilización de la Policía Municipal como guardia pretoriana del partido, agudizaron las críticas contra la profesionalidad de los propios agentes municipales. A la edil le tocó la peor parte de ese ataque y las mentiras, insultos, falsedades y ultrajes vividos quedarán para siempre en la memoria. Desde luego en la nuestra sí.

En estos dos últimos meses han pasado directamente a la más honda preocupación. Resulta que su más terrible predicción sobre este cuatripartito encabezado por EH Bildu, que decía que éramos incapaces de gestionar el Ayuntamiento, no solo no era verdad, si no que se estaba demostrando, día a día, justo como lo contrario de lo que estaba sucediendo. La aprobación de los Presupuestos para Iruñea, tras cuatro años de sequía en el acuerdo, por la incapacidad de UPN, fue uno de los momentos importantes. El otro llegó un poco después. Y es que tras 32 años de injusta desigualdad, el Ayuntamiento ha decidido abrir dos escuelas infantiles más en euskera, empezando a dar respuesta a la urgencia de defender los derechos lingüísticos de todas las madres y padres en la elección del modelo lingüístico escolar que quieren para sus hijos e hijas. Ante esta situación, que no ha sido si no el comienzo de una reparación ante una injusticia, el Régimen en la oposición ha vuelto a mentir, pero lo más grave de todo es que, para conseguir sus objetivos partidistas no han dudado en manipular los datos y la realidad engañando a padres y madres.

En estos momentos nos encontramos en el comienzo de una nueva fase que es la de, mediante la gestión responsable y compartida, ir descubriendo las vergüenzas que el Régimen ha estado haciendo en los años que convirtió el Ayuntamiento en su cortijo particular. Una propuesta impecable para la utilización de tarjetas especiales de aparcamiento ha sido acallada por los medios del Régimen. Está claro que no pueden vender como malo el que esas tarjetas ya no se vayan a utilizar indiscriminadamente como parte de los privilegios que hasta ahora tenían. Y es que las y los concejales no dispondrán, a priori, de esas tarjetas, que quedan para uso exclusivo de servicios de urgencia, del propio ayuntamiento y para atender las necesidades de la ciudad. Ante esta situación, hay quien decidió hacer un discurso demagógico y populista, carente de ninguna base constructiva, pero, también eso ha quedado al descubierto. La última ha sido descubrir la nefasta gestión de material, libros y restos arqueológicos que el Régimen ha hecho durante décadas. Una gestión desastrosa de abandono y descuido con unas consecuencias valoradas en miles de euros de pérdidas. Y es que, cuando dijimos que íbamos a levantar las alfombras, el Régimen no era consciente que eso se puede hacer de muchas maneras y una de ellas, quizás la más importante, sea la de demostrar, con una gestión coordinada y compartida, que las cosas se pueden hacer de otra manera. En ello estamos. Seguiremos ocasionando preocupación al Régimen, sin dudarlo.

no quieren avanzar

Ayer ya me referí a las dos emociones encontradas que se vivieron durante toda la jornada tras la excarcelación de Arnaldo Otegi. Una, la mayoritaria, la de la gente que estamos harta de que algunos piensen que aquí vale todo, por la liberación de un luchador, militante y político; la otra, la de esa gente que, ante la salida de una persona, no cualquiera, está claro, que ha cumplido íntegramente su injusta condena, viven esta situación con amargura, odio y querencia a un pasado que, desgraciadamente, más allá del sufrimiento vivido, han aprovechado y aún hoy siguen empeñados en aprovechar para sacar réditos políticos. Intento vivir con empatía su sufrimiento, es algo que en un momento u otro todos y todas tendremos que hacer. Cada cual desde su propia vivencia de ese sufrimiento que hemos vivido y seguimos viviendo en esta tierra. Este recorrido hacia la empatía es un camino que haremos de forma personal cada una de nosotras y nosotros, pero que tiene un camino que de forma colectiva vamos a tener que emprender. En ello estamos algunos y algunas, pese a las dificultades, a los obstáculos que hay quien sigue empeñado en poner continuamente y al freno que algunos, conscientemente, han metido desde hace tiempo.

Hoy nos hemos levantado con una noticia recogida en el Diario de Navarra, que ha pasado de ser vocero del Régimen a ser portavoz de un posicionamiento inmovilista ante cualquier movimiento, social, cultural y político, que se viva en Iruñea, en Nafarroa o en cualquier pueblo navarro. La noticia se hace eco de una fotografía, realizada por mí, en la que se ve al equipo de concejales de EH Bildu en el Ayuntamiento iruindarra, junto al Alcalde Joseba Asiron, siguiendo en directo la salida de Arnaldo. Es una fotografía que no es más que el reflejo de lo que ayer se vivió en muchos lugares. Alegría y emoción y tras esos tres minutos, vuelta al trabajo, porque hay que seguir sacando todos los proyectos de ilusión y cambio adelante. Pues bien, esa es la fotografía que han sacado en ese periódico, porque parece ser que quieren utilizar cualquier cosa para romper el gobierno municipal del cambio, sin darse cuenta que esa fotografía es la anécdota de una ilusión que cada vez coge más fuerza en esta ciudad.

Captura de pantalla 2016-03-02 a las 8.57.54

La noticia en cuestión, naturalmente, ha sido tergiversada convenientemente. Yo no sé para que utilizaban el despacho del Alcalde el resto de primeros ediles que han pasado por Iruñea, pero Joseba Asiron y su equipo lo utilizan para trabajar, para reunirse, para debatir y para contrastar los diferentes proyectos que están en marcha. Lo digo porque parece ser que les extraña que Asiron y sus concejales estén en el despacho del Alcalde. A saber para qué lo utilizaban antes. Después se lanzan a decir que la gente me empezó a responder a través de Twitter, cuando en realidad solo me respondieron dos concejales de UPN. Caballero para sacar el ronronete de ETA, ETA, ETA, ETA, y Alonso para responder, algo que, por lo visto, le parece indignante, que es la emoción sentida ayer por la liberación de Otegi, que él, en su ridiculez, se empeña en poner Otegui, como si eso cambiase su persona y su perfil político. Le respondí que no se amargase, que respirase tranquilo, le daba la bienvenida a Otegi y ponía el hastagh #sonreíd, que es algo que esta gente ha olvidado hacer. Me respondió que seguramente amargura fue la que sintió Luis Abaitua que estuvo diez días secuestrado en 1979. Y no dudo la amargura que sintió, pero lo que yo le contesté a Alonso y el Diario de Navarra ha ocultado deliberadamente es que en este país amarguras ha habido y hay muchas, pero que algunos miramos al futuro y queremos la paz. Porque ese y  no otro es el fondo de la cuestión. Desgraciadamente aquí todavía hay gente que se empeña en mirar hacia atrás y seguir estirando el chicle con tal de seguir buscando réditos políticos. Triste es eso, desde luego, pero yo soy de los que sigue empeñado, como muchísima gente, en trabajar y aportar en lo que pueda para que sigamos avanzando en derechos y en reconciliación, por mucho que otros, de manera calculada, sigan poniendo el freno y mirando hacia atrás.

Captura de pantalla 2016-03-02 a las 9.52.53