el futuro de Amaiur hay que trabajarlo ahora

Ayer, este hilo en Twitter, de Emilio Santiago, en donde habla sobre las consecuencias cada vez más ciertas de la extralimitación ecológica, es decir, por dónde va a saltar todo después de que nos hayamos pasado de la raya con el planeta, suscitó un movimiento inusual en WhatsApp con debates y reflexiones en torno al futuro que les depara a las siguientes generaciones. La cuestión es que el doctor Santiago afirma en ese hilo, que desde luego aconsejo leer, que el talón de Aquiles de las barbaridades cometidas con el planeta van a ser el agotamiento de los combustibles líquidos y el propio sistema de transporte del que dependemos en el actual modelo económico y social.

Photo by rawpixel on Unsplash

A la contaminación y el calentamiento global, consecuencias directas del uso del petróleo como fuente de energía, se le une la escasez y agotamiento del mismo. Si las dos primeras consecuencias negativas no han producido movimientos globales que desestabilicen el sistema, la escasez del mismo, en definitiva la reducción y desaparición del negocio, va a producir, a buen seguro, movimientos violentos entre los productores del petróleo, consumidores, estados y en definitiva personas.

Claro, si se acaba el crudo, como así está ocurriendo, el problema no va a ser cómo nos vamos a desplazar las personas en nuestros propios ámbitos, con especial incidencia en el rural, claro está, si no qué va a ocurrir con los desplazamientos de productos que se hacen mediante avión, barco o camiones. Por eso es indispensable cambiar nuestro modelo de transporte, desde luego, y dejarse de macro proyectos como el TAV, pero también es vital cambiar nuestro propio modelo de consumo y de alimentación. Tenemos que ser capaces de producir el 100% de lo que vayamos a comer, así de sencillo y de complicado. Los productos kilómetro 0 no son solo la alternativa de unos cuantos ecologistas. Las huertas urbanas no son nada más el pasatiempo de un grupo de hippies. El comercio cercano no es simplemente el modelo de cuatro vecinos comprometidos más o menos con su barrio. 

Es evidente que el problema, el gran problema, necesita una gran solución con la que nadie, por ahora, ha dado. Desde mi ignorancia intuyo que la solución comenzaremos a verla cuando seamos capaces de cambiar el sistema capitalista neoliberal que no respeta al planeta ni a las personas, animales y plantas que vivimos en él. Pero mientras tanto podemos seguir trabajando, individual y colectivamente, para cambiar nuestros hábitos y plantar cara a ese sistema impuesto y dañino no dejándonos someter. O intentando que nos someta menos, pero siendo conscientes de ese sometimiento. Debemos afrontar la transición ecológica repensando los 5 ejes básicos de nuestra sociedad: la alimentación, la energía, la economía, la democracia y la educación. Y en cada uno de esos 5 apartados, cada una de nosotras y nosotros, tenemos mucho que decir y hacer, tenemos todo por cambiar.

Una de las personas que mostró su preocupación con los datos ofrecidos en ese hilo fue mi hermano Xabi, que en un signo de paternidad se preguntó qué mundo íbamos a dejar a Amaiur, su hijo. Y creo que la respuesta sigue siendo que intentaremos, de manera individual y ojalá colectiva, dejarle el planeta algo mejor que como nos lo encontramos. Lo tenemos difícil, es verdad, pero tenemos que intentarlo. Y mientras tanto, a Amaiur y su generación tenemos que dejarles el convencimiento de que las cosas se pueden cambiar y que aunque hubo un tiempo en que lo hicimos tremendamente mal con el planeta, nos empezamos a dar cuenta que se podía vivir de manera respetuosa con nuestro entorno y que eso empezaba por un cambio en nuestros propios microsistemas. Un beso.

un mañana que hay que construir desde hoy

Ayer comenzamos el ciclo de reflexión y formación que hemos puesto en marcha desde EH Bildu Iruñea. Muchas veces el torbellino del día a día no nos ofrece oportunidades para desarrollar reflexiones tranquilas, pausadas y con la vista puesta no tanto en la inmediatez, como en el mañana. Pero como el mañana hay que construirlo desde este mismo momento, estas reflexiones con las luces largas son del todo necesarias para llevar adelante el proyecto de construir la sociedad y la ciudad que queremos para nosotras y nosotros y para las generaciones venideras.

Comenzamos el ciclo con la emisión de un documental grabado en 2014 titulado, precisamente, Mañana. El argumento sobre el cual se desarrolla es sencillo. En 2012, un grupo de científicos publicó un artículo en el que advertía que el planeta estaba llegando a un colapso real y que si no hacíamos algo estaríamos ante una etapa de extinción. Advertían que para cambiar el orden de las cosas teníamos 20 años (interpreto que nos quedan 16, entonces). El caso es que un grupo de documentalistas se embarcan en la aventura de conocer a lo largo del planeta experiencias reales de cambio, alternativas al estado actual de las cosas y ejemplos de que existen otras formas de abordar los cinco ejes fundamentales de la vida en el planeta, siempre desde el punto de vista y la acción local, poniendo a las ciudades y barrios como base para ese cambio.

Estos cinco ejes son la alimentación, la energía, la economía, la democracia y la educación.

En el apartado de la Alimentación vemos experiencias y escuchamos reflexiones acerca de la producción local de comida, huertos urbanos, la autonomía alimentaria de las ciudades, los tipos de agricultura sostenible y la respuesta al objetivo de la agricultura industrial. Es una reflexión completa sobre los ecosistemas de producción de alimentación y su impacto en nuestra vida.

En cuanto a la Energía, como no podía ser menos, trata de responder a la pregunta de si se puede vivir sin petróleo (algo que va a ocurrir más pronto que tarde). Asistimos al cambio climático en tiempo real, con un ciclo del agua totalmente alterado que está cambiando el orden natural. Experiencias en crear y construir ciudades sin emisión, autonomía energética, energías 100% renovables y energías alternativas al petróleo. Nos da también la oportunidad de pensar en la movilidad sostenible y el urbanismo de las ciudades del futuro. Finalmente reflexiona sobre los residuos que generamos y el tratamiento de los mismos.

Al llegar al apartado de la Economía nos explica, en pocas palabras, el funcionamiento del sistema económico actual y vemos cómo está basado en el crecimiento y en el consumo desmedido, en la creación del dinero a partir de los préstamos y en la importancia de la deuda para que ese sistema que solo beneficia a la banca privada siga funcionando e imponiéndose. Reflexiona sobre la autonomía y hace un profundo acercamiento a las experiencias de moneda local en diferentes partes del mundo.

La Democracia parte de la desconfianza hacia la política vieja y con los Derechos Humanos como base, explora diferentes formas de participación, democracias, espacios de convivencia y formación para la ciudadanía.

Finalmente hace hincapié en los modelos Educativos y pone como ejemplo (una vez más) el caso del sistema educativo finlandés. Una educación basada en las relaciones, en la multimetodología, en la confianza y en el consenso.

sostenibilidad

La gente que estuvimos participando en la sesión disfrutamos bastante y tuvimos la oportunidad de acercarnos a una visión general de la necesidad de cambiar, desde la base, los cinco principales ejes que mueven nuestras comunidades.

Para mí, la reflexión final es bastante clara. Más autonomía significa más libertad de acción. Es necesario ponerse en marcha ahora para cambiar las cosas. El equipo y la comunidad son esenciales. No existe la perfección y las cosas cambian constantemente. El poder no puede quedar en manos de unas pocas personas y la fuerza reside, indudablemente, en la diversidad.

Creo que es una buena guía de cara a reflexionar y avanzar en el debate sobre el modelo social y de ciudad que queremos para las próximas décadas. Afortunadamente en nuestro entorno existen y se están desarrollando multitud de experiencias en el desarrollo de alternativas al sistema actual. Y si no existen es el momento de crearlas.

Para quien no pudo participar en la emisión del documental os dejo un enlace para que, previo pago, podáis verlo, individualmente, con la familia, colegas o con vuestras compañeras y compañeros de militancia política, social, vecinal y cultural.

Mañana, el documental.

Mañana, la web.