tarde de domingo en libertad

altsasu

Después de un año, de aquel aciago domingo en que llegamos a un pueblo, Altsasu, tomado militarmente, después de un año en el que varios jóvenes del pueblo han vivido prisioneros de una política vengativa y obsesiva, hemos vuelto a las ferias, con Amaiur ya con 15 meses, siendo una bocanada de aire fresco en nuestra rutina y viva imagen de la inocencia y el descubrimiento. Caballos y yeguas, vacas del Pirineo, ovejas latxas, queso, miel, pan recién horneado en leña, pasteles vascos, talos de harina de maíz, euskera, vermuth, comida, una buena conversación, una hospitalidad hecha desde el cariño y agradecida con sinceridad y vuelta a la vieja Iruñea. Y mientras tanto, durante todo este día de libertad, gentes de muy lejos, física y mentalmente, gentes que no pueden entender nada de lo que yo hoy he vivido, han estado mandando mensajes a mi Twitter, mensajes de odio, insultos y amenazas. Nada del otro mundo, últimamente es lo general desde España. Y mientras escucho la suite francesa nº 1 de Bach, mientras el sonido de la danza se adentra en mi ser, mientras la música serena la tarde, ocho jóvenes no saben lo que les deparará el futuro en manos de esa “justicia” español y tres siguen encarcelados. Nubes negras. Me adentro en Bach y disfruto de una libertad que ese odio tuitero no me quita y que esa gente que vomita por las redes sociales no podrá tener jamás. Mañana más y mejor.

artista, Aitziber

Aitziber es mi prima. Bueno, no. En realidad era prima de la ama, pero por la cercanía de edad, pues tiene año y medio más que yo, siempre la he considerado prima. Además eso de tía segunda queda raro. Aitziber no es para mi, ni para nadie que la conozca, alguien de segunda. Aitziber es de primera, de división de honor. Una persona con una capacidad para expresar de un modo artístico lo que siente, como pocas he visto. Porque se trata básicamente de eso, de expresar sus sentimientos, lo que el mundo le dice, le cuenta y le hace sentir. Y lo hace a través de la danza, del mimo, del teatro, del maquillaje y de la pintura. Vive para eso.

Navarra-Aitziber-Aranburu-Alicia-Otaegui_EDIIMA20160311_0406_4-1

Nació en 1971, según me han contado, chiquitica, mucho. Dudaban que pudiese salir adelante. Pero lo hizo y lo sigue haciendo, a pesar de su cansancio, de la insuficiencia respiratoria. Además ha salido adelante con carácter, con mucho carácter. Necesita, como muchos lo necesitamos, su espacio vital. Pero cuando decide expresar desaparece el cansancio. El sábado pasado fue capaz de dirigir a toda la familia, unas sesenta personas, en el Boga Boga, como antaño lo hiciera su tío Jesús Mari. Y marca. Marca las entradas, el ritmo y la fuerza de cada momento. Después se marcó con su hermano Mikel una sokadantza de Altsasu, el pueblo de su madre. Sokadantza en donde expresó que ella sigue siendo la primera y que marca con sus pasos el ritmo de su propia vida. Después se sentó, cansada, y observó la fiesta, y se emocionó, porque las personas que expresan con tal naturalidad lo que sienten son capaces de sentir la emoción sin ningún problema.

Recuerdo que la primera vez que la vi en un escenario, hace muchos años, en el Teatro Gayarre, bailando y actuando con una música de tango, irremediablemente me puse a llorar. A llorar porque Aitziber fue capaz de hacerme sentir esa pasión, en aquel caso de un tango, como muy poca gente ha logrado hacerlo. El propio acto de maquillarse para salir a escena es para ella algo semi sagrado. Es ella con las pinturas, su cara y muchas veces la transformación del cansancio a la felicidad absoluta.

El martes que viene se estrena en el Museo de Navarra, dentro del ciclo Mujeres en el Arte contemporáneo, a las siete de la tarde, un documental realizado Pablo Calatayud y con la participación de Aitziber Urtasun, responsable de Didáctica del Museo Oteiza. El trabajo sobre Aitziber relata la experiencia de una artista a quien su discapacidad no le ha impedido dialogar con la obra de Oteiza en su Museo de Alzuza. El vídeo expresa que la vida es magia y Muy poca cosa, como reza el título, que puede crecer, expandirse en forma de acciones artísticas repletas de amor, sentimiento, carácter y expresividad. Estoy seguro que el martes, Aitziber, de nuevo, nos va a hacer sentir a todas y todos.

Eskerrik asko Aitziber.