lunes ilusionante

Sábado, suena el despertador y con el calor de la noche en el cuerpo desayuno, fruta, agua, porque estoy deshidratado. Luego doy de beber a las plantas de las ventanas y balcón, que han tenido que sudar igual o más que yo. Una ducha y a las siete y media pasadas estamos ya en camino para buscar a la tercera compañera. Un té rápido en los alrededores del Euskalduna y vamos hacia el palacio en forma de barco, en este caso un barco con cada vez más pasajeros llamado EH Bildu que se dispone a salir después de esta parada de mantenimiento.

0618_eg_Bildu2

Cerca de 1000 personas, militantes, activistas y personas comprometidas de toda Hego Euskal Herria, casi llenamos el auditorio principal. En la primera parte votamos, todavía como militantes de los diferentes partidos y como personas independientes, los nuevos estatutos de la formación política. Será la única vez. El resto de votaciones ya lo hacemos como miembros de pleno derecho de EH Bildu, con nuestras responsabilidades, obligaciones y derechos. Se abre el turno para las personas que estamos allí. Cuatro intervenciones, críticas de una u otra manera, porque en nuestra manera de actuar en política solo sabemos hacerlo así. Somos críticos y somos, sobre todo, autocríticos, porque andando se hace camino y porque tropezando en una piedra, aunque sea repetidas veces, vamos aprendiendo y sobre todo vamos levantándonos, una y otra vez. Y es que este congreso es solo un nuevo comienzo, un para un momento para pensar, para repensar y sigue adelante. ¿Lo hemos pensado todo ya? No, ni mucho menos. Queda todo por pensar, queda todo por hacer y queda principalmente ilusión para hacerlo. Seguiremos mejorando en el propio concepto de EH Bildu, en la participación y decisiones internas, en nuestra acción política en la calle y en las instituciones, en nuestra coordinación y en la capacidad de reflexionar, analizar, pensar y repensar, debatir y decidir, actuar, valorar y repasar, hacer crítica y sobre todo hacer pueblo, un pueblo que camina imparable hacia su futuro.

La segunda parte es un momento de solidaridad internacional, con otros pueblos del mundo, algunos, todavía, sin estado, pero camino de ello. Nos saludamos de igual a igual, tendiendo nuestra mano para lo que necesiten y agarrándonos a la suya para seguir caminando. Irlanda, con un emocionado recuerdo a Martin McGuinness, Sahara, Palestina, Kurdistán, Escocia, las revoluciones de América siempre presentes, Galiza y Catalunya, en estos momentos, sobre todo Catalunya, con ese 1 de octubre presente en cada una de nosotras. Su referéndum es el nuestro, Su lucha es la nuestra. Y Maddalen Iriarte vuelve a emocionarnos con sus palabras y una piedra, una piedra que es pueblo, harria eta Herria, cada una de nosotras y nosotros. Arnaldo hace un discurso sereno, pero con fuerza, con esa fuerza de saber que EH Bildu es un instrumento, nada más, pero un instrumento potente que nos sirve y nos va a servir para seguir avanzando en el camino hacia los derechos sociales y la independencia.

Otegi, general coordinator for EH Bildu, raises his fist during the party's congress in Bilbao

Termina el congreso, Jon Garai el nuevo coordinador de Nafarroa. Zorionak, animo eta aurrera, le digo. Sonríe. Eso es. Hay que sonreír. Siempre. Porque si hacemos el camino sin sonreír será camino baldío. Y con esa sonrisa nos vamos hasta Lekeitio, el puerto bizkaitarra, y allí, entre txakolí, txipirones y demás, entre amigos viejos y nuevos, agradecidos de las hospitalidad recibida, y sonriendo, con la complicidad de los compañeros y compañeras, miro al mar y descubro a las gaviotas sobrevolando el puerto, como hace 100 y 200 años y más y como seguirán haciéndolo dentro de 100. Y sí, sonrío enamorado de la vida, de lo que tenemos y de lo que queremos y la tarde avanza en este pueblo, como cualquier otro de Euskal Herria, que sigue haciéndose así mismo. Y nosotras vamos a ser parte de ese hacer. Con amor y pasión, como dice Maddalen. Hoy es lunes. Un lunes ilusionante. Aurrera!

71.000 gargantas, un solo grito

Volvemos hacia Iruñea con el sentimiento de que entre todas las personas que hemos acudido a las manifestaciones de Bilbo y Baiona, más las que no han podido estar, somos y seremos capaces de mover esta piedra llamada dispersión. Tras comer en Agurain, precioso pueblo jacobeo, hemos llegado a Bilbo sobre las cuatro pasadas. Un café, un té y camino a la calle Autonomía, esa calle que año tras año se convierte en la autopista de la solidaridad con las presas y presos vascos. Eran las cinco de la tarde y miles de personas esperaban el comienzo de la manifestación. Joseba ha recibido múltiples saludos y el cariño de gente orgullosa de que la persona que ostenta la Alcaldía de Iruñea se una al clamor de la mayoría social de Euskal Herria.

Finalmente, pasadas las cinco y media, ha salido la movilización, encabezada por las camionetas que cada fin de semana lleva a familiares a las cárceles más alejadas recibiendo el aplauso unánime de las personas que nos encontrábamos a los lados de la calle. Tras ellos cientos de familiares, padres, madres, hermanos, hermanas, compañeras y compañeros, hijas e hijos, amigas y amigos, de los 397 presos y presas dispersados en 70 cárceles fuera de Euskal Herria. El cariño demostrado hacia ellos y ellas es, sin duda, la demostración de que este Pueblo está y va a seguir estando unido para traer a todos y cada uno de los presos y presas a casa. Ha sido una manifestación que ha ocupado las calles principales de Bilbo y de Baiona. Porque ese ha sido el mensaje final que han trasladado desde las escalinatas del Ayuntamiento bilbotarra: “Hay que remar todos juntos y en la misma dirección, en defensa de los derechos humanos de las presas y presos políticos vascos”.

Volvemos a Iruñea con la esperanza y la determinación de seguir trabajando para que esta haya sido la última manifestación para exigir al unísono EUSKAL PRESOAK ETXERA!

mañana hay que estar en Bilbo o Baiona

Mañana es la cita, esa que año tras año nos sigue congregando a miles de personas para pedir el fin de la política de dispersión que los sucesivos gobiernos españoles y franceses han impuesto a las y los presos vascos y a sus familiares. Hay que tener una excusa potente para no estar mañana en Bilbo o Baiona. Todas y cada una de las citas que se realizan durante el año son importantes. Es más, diría que la de mañana no es la más importante. No en el sentido de que el trabajo constante de miles de familiares, activistas y personas individuales hacen día a día es, sin duda, el elemento que puede conseguir finalmente traer a las presas y presos a casa. La de mañana es una cita que mezcla la denuncia, la solidaridad y el cariño a las familias en una foto de Pueblo. Esa es la virtud de las manifestaciones que Sare ha convocado para mañana día 9.

kartela-nagusia-res-baxua

Motivos hay muchos, unos políticos, otros solidarios, algunos otros humanitarios, todos de justicia. Mañana estaré en la manifestación de Bilbo (sin orden de importancia):

  • Porque creo, de verdad, que el fin de esa política de venganza facilitará el camino que debemos realizar hacia la resolución del conflicto.
  • Porque es necesario terminar con la sangría económica que supone la dispersión.
  • Porque terminando con este tipo de políticas podremos hablar en igualdad de condiciones, de reconocimiento, justicia y reparación para todas las víctimas.
  • Porque no queremos estar los fines de semana pendientes de las carreteras españolas y francesas.
  • Porque no quiero que ningún hijo más, como Iñaki Alonso, tenga que despedirse de su madre porque padece demencia y enfermedad degenerativa y le es prácticamente imposible hacer frente a los kilómetros de la dispersión.
  • Porque no quiero que otras personas, como la vecina de Iruñea Sara Fernández, pierdan la vida en la carretera cuando vayan a visitar a una presa o un preso.
  • Porque es simplemente una reivindicación humanitaria.
  • Porque es una política que va en contra de leyes internacionales que dicen que las personas presas deben estar en prisiones lo más cercanas a sus domicilios.
  • Porque es inhumano tener a personas presas con enfermedades incurables encarceladas.
  • Porque es una putada terminar la visita y volver a recorrer todos esos kilómetros dejando al preso o a la presa de nuevo en esa cárcel, a cientos de kilómetros.
  • Porque la paz no es posible teniendo en vigor una política carcelaria inhumana y vengativa que crea tanto sufrimiento y dolor.

Y sobre todo estaré mañana en la manifestación porque la dignidad de las presas y presos y de los familiares, amigas y amigos, merecen nuestro reconocimiento, cariño y solidaridad, día a día, pero mañana como Pueblo.

Porque mayores piedras se han logrado mover. ¡Entre todas y todos lo conseguiremos! EUSKAL PRESOAK ETXERA!!!

un país de solidaridad

Estamos a mediados de enero y la vida transcurre sin prisa pero sin pausa y aunque en nuestro Pueblo la mayoría social y política quiere seguir avanzando con determinación hacia un futuro más justo sigue habiendo quien pretende parar esta corriente de solidaridad que se llama Euskal Herria sin querer darse cuenta que eso, simplemente, es imposible.

F8wokRaG

Han sido días de solidaridad porque si este Pueblo se llama el País del Euskara por su idioma, debería llevar el sobrenombre de “Solidaria”, porque ese es quizás el valor humano, personal y colectivo, que más le ha caracterizado históricamente y más en las últimas décadas. El pasado sábado 10 de enero, nuevamente, tal y como se ha hecho en los últimos años, decenas de miles de personas dieron la bienvenida al nuevo año reclamando el respeto a los derechos de las presas y presos políticos vascos y exigiendo el fin de la política criminal de dispersión. Fue una marcha que ocupó nuevamente las calles centrales de Bilbo con un grito silencioso y unánime exigiendo que el Estado español y su gobierno den un giro de 180º y empiecen a poner en marcha políticas respetuosas con los Derechos Humanos y que permitan avanzar en el largo camino que nos queda hacia la justicia, la decisión, la convivencia y la paz.

Apenas dos días después asistíamos, en medio de la impotencia y de la rabia, a la detención de 16 personas en Euskal Herria. De nuevo una operación, continuación hasta en el nombre, de la razia policial que se desarrolló hace justo un año y cuyo objetivo primero era y es la asistencia jurídica de que las presas y presos vascos disponen. El objetivo principal puede encuadrarse en los intentos, cada vez más desesperados, del gobierno del PP y del Sistema español para seguir entorpeciendo, no solo el camino hacia la resolución del conflicto, si no la determinación mayoritaria para lograr un cambio social y político que de la vuelta al País. Repetimos imágenes y respuestas que se empeñan en no dejarnos olvidar y otra vez tuvimos que esperar detrás de una valla policial mientras registraban los despachos de abogados y abogadas. De nuevo nos concentramos frente a la sede del Partido Popular gritando al unísono Je Suis Basque, a ese partido cuyo presidente, y jefe del gobierno español, vimos en el acto propagandístico que prepararon al albor de la manifestación de apoyo al semanario Charlie Hebdo. La misma persona que, aunque sea propagandísticamente, participaba en una manifestación a favor de la libertad de expresión en el Estado francés, al día siguiente daba un golpe a las libertades y al derecho de defensa, maquillado con un supuesto delito fiscal.

Una de las fotografías de esa operación que ha quedado para siempre en la retina de los ojos de este Pueblo fue la de los agentes de la Guardia Civil contando el dinero recaudado en la manifestación del sábado, como salteadores de caminos, cual botín de mangantes, sin darse cuenta que podrán robarnos todo el dinero que sea, de hecho sus jefes lo hacen todos los días, pero lo que nunca van a poder quitarnos es la solidaridad que inunda Euskal Herria. La otra es la de Jaione Karrera sonriendo, desbordando dignidad, y sonriendo mientras era introducida detenida en el coche policial. Me quedo con esa sonrisa que da mil vueltas a quien es capaz de robar a un Pueblo y a quien intenta día a día dejar sin salida a todo un Pueblo. Ayer por la noche empezaron a salir en libertad algunas de las personas detenidas. En el día de hoy siguen volviendo a sus casas y a sus despachos de abogados el resto de detenidos y detenidas.

_carrera_52b04f8c

Intentan atrapar y parar la corriente de un río de solidaridad robando incluso el fruto de la propia solidaridad, sin saber que lo único que nos roban es el dinero, porque la solidaridad sigue y seguirá marcando en gran medida los pasos que con determinación va a seguir dando este Pueblo. El sábado volveremos a inundar de solidaridad esta vez Donostia, en favor de los DDHH, la resolución y la paz.

He leído esta mañana algo que ha escrito Iker Casanova en su perfil de Twitter que creo resume perfectamente lo vivido estos días:

Captura de pantalla 2015-01-14 a las 14.17.28

Este artículo está tomado de una colaboración para el programa La escotilla, de Eguzki Irratia, que ha sido emitido hoy miércoles 14 de enero.