celebraciones y música

El 21 de septiembre del año pasado, el Ayuntamiento de Iruñea y la banda de música La Pamplonesa, firmaron un convenio de colaboración hasta 2036. Es un acuerdo que dota económicamente a esta formación musical y asegura su participación en diferentes momentos festivos de la ciudad en los que la presencia del Ayuntamiento forma parte de ellos, como en Sanfermines, en el Privilegio de la Unión, etc. Se decidió que la banda tocase en todos aquellos actos donde la corporación estuviese presente en cuerpo de ciudad, con algunas excepciones; la procesión del traslado y el retorno de la Dolorosa, y tras el paso de la misma en la procesión de Viernes Santo, por ser una talla propiedad del Ayuntamiento y aunque el Ayuntamiento no participe en las mismas. Aparte de procesiones y desfiles, quedan tres actuaciones que el Ayuntamiento del cambio las reservó para los barrios de Iruñea, a donde en muy pocas ocasiones había ido la Pamplonesa.

presanferminero

El caso es que, aparte de estos actos, quien quiera contar con la presencia de la banda de música en su propio acto, tiene que ponerse en contacto con ellos y abonar el caché que tienen dispuesto. Es decir, es una contratación en la que el Ayuntamiento nada tiene que ver. Uno de esos actos es la procesión que organiza el Arzobispado con motivo de la festividad religiosa del Corpus Christi. Hace ya casi dos semanas que el Arzobispado se puso en contacto con el Ayuntamiento para contar con la Pamplonesa en dicha procesión, y desde el Consistorio se les remitió a la banda de música para su contratación, señalando que esa procesión no entraba en el convenio firmado al no ser el Ayuntamiento parte de la misma. Sencillo y simple. Pero cosas tan fáciles de entender algunos pretenden darle otra categoría, diciendo que el Ayuntamiento ha impedido que la banda de música actúe en esa procesión. Y esto es sencillamente mentira. Mienten y lo hacen sabiendo que mienten.

Nuevamente la táctica a seguir para intentar montar jaleo ha sido la acostumbrada. Una página web ultra hace una noticia del proceder del Ayuntamiento y esa misma semana el grupo municipal de UPN registra una moción para ser tratada en una Comisión municipal. El domingo el Diario de Navarra abre en portada con la noticia del “impedimento” municipal y hoy lunes se trata en Comisión de Asuntos Ciudadanos la declaración de UPN. Una declaración basada en la mentira y en la falsedad.

La cuestión es si existe intencionalidad política. Claro que sí. El Ayuntamiento del cambio decidió que el dinero que paga a la Pamplonesa fuese a cambio de unas actuaciones en donde el Ayuntamiento participa de una u otra manera. Y además reservó tres actuaciones para llevar a los barrios. El resto de actos que quieran contar con la actuación de la banda de música tendrán que abonar la factura, independientemente de quién organice el mismo. Y quien quiera hacer guerra de esta decisión, se confunde. Y quien la quiera hacer utilizando la mentira, se confunde más. La pregunta que me hago es si esa mentira es utilizada conscientemente sólo por UPN y su periódico, algo que suele hacer habitualmente, o saldrá el Arzobispado esta semana con la respuesta que recibió por escrito en donde nada se impide y lo único que se hace es trasladarles a la propia banda de música. Porque mentir está mal, pero hacerlo en relación al dinero público mucho más. Por cierto, ya el año pasado emplearon la misma táctica, el mismo trinomio, para decir que el Ayuntamiento boicoteaba la procesión del Corpus. La razón fue que se decidió no pagar con dinero público la hierba que echan en la calle al paso de dicha procesión. Ahora, si quieren hierba, la tienen que pagar, pero el Ayuntamiento se la facilita desde el Servicio de Jardines. Son algo más de 2000€. El año pasado, decidieron prescindir de la misma.

Por la mañana el siguiente capítulo en la Comisión de Asuntos Ciudadanos del Ayuntamiento de Iruñea. Algún día habría que calcular lo qué nos cuesta que la corporación tenga que estar debatiendo durante una hora sobre músicas y hierbas de un acto particular.

las pataletas de UPN y PSN

Llegando al ecuador del mandato, tengo que reconocer que últimamente estoy preocupado por la oposición política. Esa oposición que sigue sin asumir su papel, sin acostumbrarse al resultado democrático de hace más de año y medio y sin querer reconocer que ya no gobiernan en Iruñea. Habrá quien diga que es su problema y en cierta medida tiene razón quien así lo afirme, pero las consecuencias de esa actitud negacionista de la realidad, las pagamos todas y todos, ellos los primeros y la ciudad en última instancia.

import_12904583_1

Esta actitud se basa en el enfado constante que demuestran día a día. Un enfado que tiene sus raíces en la incredulidad de su situación. Siguen pensando que son las dueñas y señoras del Ayuntamiento y de la ciudad, como cuando convirtieron la casa común en su chiringuito y cortijo. Piensan y así lo creen, que todo y cuanto hay en el Ayuntamiento, desde cuadros y despachos, hasta funcionarios y trabajadores, es suyo y les pertenece por derecho divino. No quieren aceptar que hace ya 20 meses, la ciudadanía decidió que los oscuros tiempos de un ayuntamiento siempre de espaldas a la ciudadanía, a los barrios y a las vecinas y vecinos de Iruñea, tenían que terminar. Alguno sigue yendo de alcaldico por la vida, sin percatarse que el tiempo de aquella alcaldía de despacho y privilegios ya no existe. Ahora el Alcalde, este alcalde Asiron, está en la calle, debate con los vecinos y vecinas de tú a tú y ha abierto las puertas del consistorio a todo aquella persona que necesite y deba ser escuchada. Esa es la gran diferencia. El alcalde es uno más entre nosotras y nosotros, un trabajador más, aunque con unas responsabilidades diferentes a la mayoría. No le hace falta que los timbaleros lo anuncien. Joseba está donde tiene que estar y todo el mundo lo sabe.

El caso es que esta oposición, formada por un tándem casi inseparable, UPN-PSN, PSN-UPN, tanto monta, monta tanto, se dedica en exclusiva a intentar entorpecer las dinámicas y proyectos del actual ayuntamiento a base de ruido. Y no, no creo que esa sea la labor de una oposición. No es mi problema, en absoluto, pero creo que una oposición seria debería plantear alternativas a los proyectos que no les gusten, tendría que trabajar las iniciativas que le gusten. Y lo deberían hacer mediante el debate, la confrontación de ideas y el diálogo. Y sobre todo en clave de ciudad. Pero qué se puede pedir a quien ha gobernado durante años solo para los suyos. Las peras no se pueden pedir al olmo. Porque la triste realidad de esta oposición de pataleta es que no tienen un proyecto para la ciudad. No lo han tenido nunca. Su único proyecto era vivir lo mejor posible, tener la mayor cantidad de privilegios posibles y seguir calentando los sillones de plenos, juntas y reuniones varias a base de dietas, recordemos, incluso cobradas por triplicado en una hora. Ese era y es su proyecto.

El problema se ha agudizado con las encuestas internas que tienen. No les salen las cuentas. No dan crédito, pero los números no les cuadran. Se han quedado noqueados al conocer que la gestión del ayuntamiento del cambio tiene gran aceptación, incluso entre su gente. y no solo eso. Los números, en cuanto a su labor, tampoco les han animado. La gente les está empezando a ver como bichos raros. No se entiende esa incapacidad a la hora de hacer propuestas, ni se comprende que lo único que hacen es ruido mediático, con la inestimable ayuda de Diario de Navarra y el chiringuito que sacaron en Internet para apuntar y golpear. La estrategia que han tomado está clara. Se llama estrategia del sirimiri, y consiste en ir soltando día a día pequeñas noticias, aunque sean falsas, para que vaya calando entre el personal. Esa es su única estrategia. Sin proyecto de ciudad, sin dinámica política y sin argumentos con los que dar la vuelta a esas encuestas. Es lo único que tienen. Di lo que sea, aunque sea falso, que algo queda.

lluvia

Lo peor de todo es que han perdido el poco respeto que tenían a la casa común. La mala educación que tienen en cada una de las reuniones de las comisiones o de los plenos, los gritos y malas formas empleadas, los insultos constantes y la burla habitual les delata. Porque el objeto de esas burlas e insultos no es solo a este ayuntamiento que está mejorando la ciudad día a día. Su falta de respeto es a toda una ciudad. A la vieja Iruñea, a esta Pamplona del siglo XXI. Y siendo sincero, no todos los miembros de UPN y PSN actúan igual. Imagino que es parte de la estrategia. Quienes actúan de esa manera se retratan constantemente. Es la vieja política, la de creerse más que nadie por ocupar un cargo público, la de aprovecharse de ese cargo. Esa vieja política que desterramos hace veinte meses. Está documentado. Todas y todos somos testigos de su deriva política y personal.

Voy a ofrecerles, de todos modos, una solución a sus males. De cara a poder soportar la buena marcha del gobierno municipal del cambio, cuya prioridad es la ciudadanía y cuyos buenos resultados saltan a la vista en la mejora de la ciudad y de las condiciones de vida de sus vecinas y vecinos. Señoras y señores de UPN y PSN, respiren hondo, practiquen la meditación, sean conscientes del momento actual, hagan yoga o zumba en su defecto, o salgan a correr, escuchen música tranquila o hagan un buen ayuno depurativo. O líenla parda una noche, suéltense la melena, desfóguense, saquen esa rabia. Lo que sea con tal de rebajar esa amargura que llevan dentro. Y sobre todo dejen trabajar, dejen de gritar, sonrían algo más y piensen más en nuestra ciudad. Por su bien y por el de todas y todos.

anacrónico y machista

Que quede claro, desde el principio, que soy de los que respeto absolutamente las creencias, sensibilidades y opiniones del resto de personas. Creo que esto debe ser la base para cualquier actuación, sobre todo si esta se da en el ámbito institucional.

Hoy el Diario de Cordovilla nos ilustra con la noticia, a media página, de la preparación de la imagen de la Dolorosa para la Semana Santa. Entre esos ritos está el cambiarle el traje que la figura lleva durante el año, para ponerle un vestido más solemne y el velo bordado que lleva cuando la imagen es colocada en el paso procesional. Hasta ahí ninguna objeción, pues cada cual expresa sus creencias, ritos y sentimientos como bien le parece, siempre que estas actuaciones no supongan una imposición a nadie. Hay quien saca una Virgen para dar una vuelta por las calles de Iruñea, hay quien se viste de una manera concreta para sacar a Olentzero, algunos nos ponemos un pañuelo rojo durante 9 días para celebrar las fiestas de Iruñea y otros se disfrazan en carnavales.

manto

Hasta ahí poco que decir, más allá de compartir esos ritos u observarlos desde la distancia y la reserva. Lo que no me parece normal, ni mucho menos, es que a ese rito de cambiar el vestido a una imagen religiosa tengan que participar concejalas del Ayuntamiento iruindarra. Y digo concejalas porque hasta el año pasado el propio Ayuntamiento cursaba una invitación oficial, exclusivamente, a las ediles mujeres para participar en dicho acto. No es normal que un o una representante institucional de la ciudadanía participe, en calidad de esa representación, en semejante acto. Porque eso es un rito religioso, de una religión concreta, por mucho que la talla de madera sea propiedad del Ayuntamiento. En pleno siglo XXI eso es totalmente anacrónico y desde luego poco entendible. Si a eso le unimos la actitud de que solo las mujeres concejalas pueden participar en dicho número, aparte de anacrónico, se me antoja machista. Que un periódico critique la ausencia de la concejala delegada de Cultura en semejante acto es señal de que algunos, todavía, viven en la Edad Media. Las mujeres y hombres que quieran participar en un acto de esas características lo deberían hacer en calidad de creyentes, o de ciudadanos, pero nunca en calidad de concejalas.

Queda mucho por avanzar en la separación de poderes y en la laicidad de las representaciones institucionales. En ello estamos.

decenas

Hemos tenido un domingo agradable para pasear, echar el vermutico, algunos para estar tirados en el sofá y otros, incluso, para protestar. Y eso es lo que han hecho algunos al mediodía en la Plaza del Castillo, protestar. Protestar porque no les gusta la decisión del gobierno municipal de ampliar la oferta de escuelas infantiles en euskera desde el próximo curso. La verdad es que la protesta ha sido peculiar.

Foto de Maite Esporrín
Foto de Maite Esporrín

El Diario del Régimen opositor ha dicho que habían sido cientos de personas las que habían acudido, cuando, en realidad, han sido decenas. No es lo más importante del tema, pero es que es algo tan fácilmente constatable que produce sonrojo el intento de manipulación. Cualquiera de las fotos subidas a las redes sociales, que por cierto el Diario no ha puesto por ningún lado, deja bien claro que la convocatoria ha sido, más bien, un fracaso. Si a esto le añadimos que la mitad de los presentes no eran ni padres, ni madres, ni trabajadoras de las dos escuelas afectadas, si no representantes y miembros de UPN, PSN y PP, lo de hoy al mediodía, más que protesta se puede calificar como un acto de partidos y poco más. Yo si fuese padre afectado y en desacuerdo con la decisión me habría sentido utilizado por estos partidos. Por cierto en el periódico señalado decían que habían acudido “representantes de UPN, PP y PSN en el Ayuntamiento de Pamplona”, cuando todo el mundo sabe que el PP no tiene representación en el ayuntamiento iruindarra.

La pancarta que ha encabezado la quedada decía “Valemos todos. Euskararen alde konfrontaziorik ez”. Y la imagen ha sido la de ver a representantes de estos partidos tras una pancarta supuestamente a favor del euskera. Enfada que quienes han sido los artífices del apartheid contra el euskera en esta ciudad durante los últimos años digan ahora que defienden el euskera. Ellos que han hecho todo lo posible, con todos los medios a su alcance, para ir contra el euskera, contra la normalización de esta lengua oficial, contra los modelos educativos en euskera, contra los centros de aprendizaje de euskera, contra los derechos lingüísticos de decenas de miles de ciudadanas y ciudadanos, contra una lengua propia de Iruñea, ellos, ahora pretenden salir como defensores del euskera. Y lo presentan y politizan, de nuevo, como si esa normalización del euskera en la ciudad, como si los pasos que se están dando y se vayan a dar a favor de la lingua navarrorum fuesen elementos de confrontación. Un idioma, señoras y señores del Régimen, es un vehículo para la relación entre personas, para la realización de las personas y para la construcción de cualquier sociedad. El euskera es un vehículo para la convivencia que ustedes tratan de romper día sí y día también.

Y no. No valemos todos. Yo no puedo dar clases de francés porque no tengo nivel ni aptitudes para hacerlo. Y es que esa es la otra parte de la cuestión. Aquí lo que necesitamos son escuelas infantiles de calidad, tanto en castellano, como en euskera, como las supuestamente escuelas infantiles en inglés. La calidad debe ser la bandera de estas escuelas, una calidad que hay que exigir, comprobar y asegurar curso a curso. Hay muy buenas profesionales en la red de escuelas infantiles, pero cuidado, no nos confundamos. La profesionalidad, como en cualquier puesto de trabajo, hay que seguir garantizándola para los cometidos que se tienen que desempeñar. Por eso, para según que cosas, no valemos todos. Ni todas. Eso es otra muestra de demagogia y de manipulación que esos partidos hacen de todo este tema.

ilusión vs mezquindad

Si en algo se ha caracterizado el Régimen ha sido en fabricar su propia realidad, a su gusto, y extenderla por todos los rincones de Navarra. Para ello han contado siempre, a base de talonario, con la colaboración de diferentes medios de comunicación y, no lo olvidemos, algunos periodistas que, de forma entusiasta, se han dedicado a ser los voceros oficiales de ese buen pagador que era y es el Régimen. Para ello no han dudado en emplear todas las tácticas posibles y una de esas tácticas ha sido la de repetir y repetir hasta la saciedad una idea para que quedase en el subconsciente de el mayor número de personas posible. Así, los abertzales de Iruñea no queremos nuestra propia ciudad, desconocemos su historia y la ensuciamos con cada cosa que hacemos. Las gentes de izquierdas somos protestones y solo nos mueven las dinámicas en contra de algo. El euskera es una lengua que los partidos abertzales nos empeñamos en imponer por la fuerza a gente que no la quiere y así con diferentes ideas que machacan insistentemente, día a día.

Gure Esku Dago. Plaza Ayuntamiento.

La realidad es que a la gente que somos abertzales nos gusta nuestra ciudad, pero no nos gusta la ciudad gris y con ciudadanía de primera y segunda que el Régimen había construido para si mismo. La historia de Iruñea ha sido sistemáticamente tergiversada, manipulada y ocultada por el Régimen, porque esa historia nos habla de la capital de un estado soberano, de unos habitantes controlados por los conquistadores y de un movimiento social y político que no interesa que se conozca. La suciedad que más nos molesta es la de la podredumbre ética, moral y democrática que se cobijaba en despachos, sacristías, rotativas y cuartelillos, pero esa suciedad no es tan fácil de limpiar con una simple barredora. Las gentes de izquierdas protestamos porque no nos gusta lo que hay, lo que vemos, lo que tenemos, y porque queremos un lugar para vivir, para convivir mucho mejor del que existe, para nosotras y nosotros y para todas las personas del mundo, por eso nos ponemos detrás de la pancarta contra las guerras, las violaciones, los EREs, las especulaciones, la corrupción y las prohibiciones. Pero también participamos en dinámicas que crean nuevos proyectos que ponen su granito de arena para que este mundo sea un poco mejor. Son pequeños y grandes auzolanes que limpian las riberas de los ríos, que apoyan la escuela pública de calidad, que desentierran nuestra memoria de las cunetas, que trabajan por un modelo festivo más popular, que lucha por los derechos de las mujeres, que carga camiones de ropa para los refugiados o que paraliza desahucios a pie de calle. Somos la gente que está orgullosa de vivir en una ciudad con dos lenguas, que cree en esa riqueza y que la ve como una oportunidad para las relaciones, para la convivencia y para la sinergia. Esa es la gente a la que yo pertenezco, con nuestras miserias y sobre todo con nuestra ilusión, una ilusión que por mucho que los tristes señores del Régimen viviesen siglos y siglos no podrían conocer en toda su existencia.

635698059147145185w_foto610x225

Y frente a esta auténtica maravilla, frente a este poder imparable de las personas felices y alegres, la amargura del Régimen trata de paralizarlo todo con sus mentiras, sus manipulaciones y sus engaños. No se dan cuenta que, por mucho que den la orden de manipular hasta en los titulares de su panfleto, ni el engaño, ni la mentira ni la manipulación pueden hacer ganar a una ciudad. Porque de eso se trata, de que la ciudad gane. Aquí no estamos hablando de ir contra el que piensa diferente al otro. De nada sirve esconder en las páginas de un periódico los aciertos de un Alcalde y los logros de un Ayuntamiento del cambio o exagerar e inventar polémicas falsas y estériles que sigan machacando en la idea principal de lo malos que son los que están gobernando ahora. Aquí de lo que se trata es de que podamos construir, entre todas y todos, una ciudad en donde las vecinas y vecinos, en igualdad de condiciones, podamos convivir y aprovechar las oportunidades que la vida nos da, ayudando y solidarizándonos con quien se le ha negado hasta la más mínima oportunidad. La Justicia tiene que ser algo más que una estatua a las puertas del Ayuntamiento. La Justicia debería ser la base y el objetivo por el cual todas y todos avanzásemos en unión para la construcción de un mundo mejor.

No me gustaría que nadie me recordase como un ser mezquino cuyo único objetivo fuese mi interés particular. Desgraciadamente hay quien se guía exclusivamente por ese interés. Y eso queda en la memoria, en la más cercana y en la de los tiempos. Ellos verán. Mientras tanto, los demás, las demás, sigamos construyendo la nueva Iruñea. ¡Queda mucho por hacer!

Cuentan que esta semana las personas que trabajan en el Diario de Navarra han recibido la orden de titular Pamplona cuando la noticia sea buena y poner Bildu cuando la noticia sea la base para una polémica interesada. Goebels estaría orgulloso de ellos. Me imagino que Mola, también.

FullSizeRender

touché

Parece ser que se ha dado en el clavo. La piedra angular del Régimen ha sido señalada y evidentemente UPN ha salido inmediatamente protestando. Resulta que este Ayuntamiento del cambio ha decidido variar los criterios técnicos para que el reparto de la publicidad institucional sea más plural. Eso supone que el montante de publicidad que recibía el Diario de Navarra ha disminuido considerablemente ya que se han incluido otras opciones hasta ahora ninguneadas. Si antes el reparto se hacía entre Diario de Navarra con un 68% del montante y Diario de Noticias con un 32%, ahora, con la inclusión de Gara y Berria el reparto ha variado, aunque el Diario del Régimen sigue recibiendo más de la mitad. Es curioso que UPN, que convocó la rueda de prensa en su sede nada más salir de la comisión donde conocieron los nuevos criterios, no dijese que este reparto de publicidad institucional suponía que el 100% de la publicidad en medios digitales iba íntegramente a Diario de Navarra, así como la publicidad en euskera, que iba al mismo medio. Tampoco dijeron que el contrato de esta publicidad, que lo hacía una empresa afín,  no pasaba por Intervención, cosa que en este nuevo mandato se ha hecho con todas las contrataciones.

Diario Navarra 1937 001

Más allá de que a partir de ahora el reparto de esta publicidad institucional vaya a estar repartido de una manera más acorde a la sociedad y la pluralidad de Iruñea, está claro que el Régimen ha afilado sus garras al ver cómo su piedra angular va a ver recortados sus ingresos, al menos por parte del Ayuntamiento de Iruñea. Y eso, en estos tiempos de crisis de los medios, es una gran preocupación.

Cuál es y qué papel desempeña el periódico de Cordovilla en el corralito foral es algo que está muy claro. Un periódico que hasta el momento nunca ha condenado el franquismo, porque como bien dice Lapesquera, sería condenarse a sí mismo. El diario ha marcado en gran medida la vida política de Navarra y de Iruñea, ha elevado y hecho caer gobiernos y sobre todo ha sido el altavoz ideológico del Régimen. Si en el principio está el fin os recomiendo que leáis cualquiera de los libros de Ramón Lapesquera, seudónimo de Victor Moreno, editados por Pamiela y dedicados a la historia del diario: Diario de Navarra (1903-1908)Sí me avergoncé de Diario de Navarra. En ellos podremos leer perlas como que en el tiempo que va de 1903 a 1945 “puede sostenerse que Diario de Navarra tuvo una ideología integrista, reaccionaria, conservadora, prefascista y fascista sin tapujos”. En la memoria quedan las portadas dedicadas al golpe militar del 36 o la noticia sobre la muerte de Hitler, sin ir más lejos. Quien haya leído la imprescindible obra de Sánchez-Ostiz, El Escarmiento, conoce el papel que el diario y su director, Garcilaso, como cerebro intelectual e impulsor del propio golpe militar y las consecuencias que se derivaron del mismo. De la misma manera quien haya leído El corralito foral, de Iván Giménez, conoce a la perfección cuál ha sido la función, cuál es la función, del Diario de Navarra en la maraña de intereses que supone el Régimen aún hoy en día.

Al final lo que queda es que, a partir de ahora, muchas más personas van a poder leer, ver y escuchar los anuncios del Ayuntamiento de Iruñea en los medios de comunicación escritos, digitales, televisivos y de radio que consumen diariamente. Y todavía falta mucho trabajo que hacer en ese sentido. Pero ese es el camino. Ánimo.

no perdáis el tiempo

Si no sois los responsables de comunicación de algún colectivo, organización, plataforma, dinámica o de cualquier movida, no perdáis el tiempo leyendo la bazofia que todos los días se encargan de soltarnos, con un objetivo muy claro, los voceros del Régimen, Establishment, Casta o como queráis llamarlo. Si seguís este consejo, seguro que viviréis mucho más felices. Solo por eso merece la pena seguirlo.

establishment

Hace tiempo que dejé de ver la televisión. Alguna vez que se me ha ocurrido decir esto ha habido quien me ha llamado snob, rarito o incluso altivo. Las más de las veces la gente se queda callando y en muy contadas ocasiones ha habido quien me ha dicho que muy bien, que era una buena elección. La verdad es que cualquiera tiene el derecho a emplear su tiempo como quiera, pero de verdad, si hiciésemos un mínimo análisis de lo que en realidad hago, seguramente buscaríamos mejores cosas que hacer en ese tiempo. Porque las personas con un mínimo de pensamiento crítico somos conscientes, y esto es lo bueno, que somos conscientes, que la mayoría de programas, emisiones, series de la televisión, programas de radio matinales y vespertinos, y qué decir de los nocturnos, así como periódicos y articulistas, pasando por las páginas web del momento, tienen el principal objetivo de defender los intereses del Establishment. Del Sistema. Así de claro.

Con todos esos medios la Casta consigue, algunas veces de manera sibilina y otras sin ningún tipo de disimulo, que la sociedad en general haga naturales situaciones que, de ninguna de las maneras, son naturales. Si constantemente nos dicen que una mujer ha sido hallada muerta tras una pelea de pareja, dejaremos de pensar que esa mujer ha sido asesinada como consecuencia de un sistema patriarcal y machista. Si todos los días nos dicen que miles de personas llegan a Europa para escapar de la situación que viven en sus países, no nos dará por reflexionar sobre qué responsabilidad tienen en todo eso los países de la Unión Europea. Si en el Estado español les machacan todos los días con la canción de lo malos que somos vascos y catalanes (las vascas y catalanas aparte de eso son feas y guarras), no tendrán tiempo para pensar en y movilizarse contra los constantes recortes impuestos desde la Troika. Y así constantemente. Añádele a eso un mucho de fútbol, una adoración desmedida a la belleza física y a la juventud perenne, un poco de cine y series comerciales, un mensaje omnipresente para que compremos de todo y unos cuantos personajes de la farándula del famoseo y el resto está hecho.

A mi también me gusta ver de vez en cuando alguna serie americana y ver cine comercial, caigo más veces de lo que me gustaría en el consumismo, etc., pero creo que una de las mejores cosas que tenemos oportunidad de hacer ahora es elegir el cuándo lo hago. Por eso las series las veo cuando quiero, no cuando me las ponen; leo los periódicos con criterio (y está claro que me la meten muchas veces sin darme cuenta) y escucho programas de radio mediante pod-casts, blogs que yo elijo y poco más. Para mantenerme (des)informado leo todas las mañanas los periódicos la sección de Iruñea y algo de Nafarroa. Pero lo que nunca puede pasarnos es que las noticias que lea ahí condicionen, de alguna u otra manera, mi propio plan, mis prioridades y mi estrategia para llevarlas a cabo. Por eso el Diario de Navarra lo leo con guantes, para no ensuciarme y el navarra.com ni lo huelo (y tufo tiene para rato). Por eso en Twitter no sigo a ningún trol y si se empeñan en incordiar los bloqueo directamente.

manipulacion-informativa1

No se si con esto tendré un pensamiento más crítico, pero os aseguro que vivo mucho más tranquilo, seguramente más feliz, y sobre todo con más tiempo para dedicarme a las pequeñas cosas que me gustan, como pasear con el aita, leer un buen libro, darme una vuelta en bici, echarme un vino con mi familia, reírme con mis amigos y amigas, a veces llorar con ellos, enamorarme, desenamorarme, escuchar música y emocionarme porque en julio seré tío. Ese es el espacio que le gano a mi tiempo dejando de consumir basura.

P.D. Contradicciones tengo y muchas y son parte de esa constante batalla por decidir.