muy agradecido

alessio-lin-432125
Photo by Alessio Lin on Unsplash

Quiero agradecer todas las muestras de cariño y felicitaciones que muchísimas personas me hicieron ayer en persona, por teléfono, Whatsapp, redes sociales, etc. Que una persona emplee parte de su tiempo en acordarse de mí, o aunque Facebook se lo recuerde, en dedicarme un recuerdo, es algo que tiene mucho valor. Intenté responder a todas las personas que lo hicieron y si me olvidé de alguna fue sin querer.

El caso es que he llegado a los 45 años, que aparte de tener alguna rima curiosa, es algo que me sorprende. Estoy ya en esa edad que enfila la quinta década, una edad en la que algunas personas te dicen qué joven eres, otras te miran como un señor y tú no das crédito. El caso es que es una edad en la que estoy disfrutando de la serenidad que te da esa experiencia de la vida que empiezas a tener, una edad en la que tengo todavía casi todo por descubrir y aprender, una edad en la que redescubres las cosas sencillas que casi tenías olvidadas. Estoy en esa edad en la que le das más importancia al ser que al estar, una edad en donde comienzas a escuchar y escucharte, en esa edad en la que consigues entender que la vida consiste en vivirla en el momento.

Muchas gracias a todas y todos los que hacéis posible todo esto. Milesker, bene-benetan.

aita

Image by Catt Liu

No soy, la verdad, de celebrar mucho los días del Corte Inglés, pero hoy, por la mañana, con esto del día del padre, me ha dado por pensar y la verdad es que, por lo menos mi aita, se merece un reconocimiento. Lo tiene todos los días, no cabe duda, pero el reconocimiento va, siempre, mezclado con el día a día, con sus visicitudes y demás. Y por lo tanto se diluye. En tu caso, aita, es tanto lo que tengo, lo que tenemos, por agradecer, que en un escrito de estas características quedaría hasta ridículo… O no, no. Aita has sido nuestro sostén y luego has dejado ir. Se te fue la otra parte de tu partenidad, la ama, pero supiste, con todo el sufrimiento que puede haber, sacarnos adelante. Hemos discutido, reído, llorado, aceptado y vivido. Pero sobre todo hemos sido. Aita, eres ya aitona, andas por la vida con un bastón, con un ir y venir que nos puede parecer monótono, pero que sin ti esto no existiría. Sigues siendo el motor y por eso, aunque no haga falta decirlo, te quiero, te queremos, con toda mi-nuestra alma. Somos porque eres y has sido. Mila esker, aita.

eskerrik asko!

Como estoy convencido de que todas las cosas tienen su parte buena, en este caso, lo bueno de cumplir años en medio de un proceso griposo es que puedes estar más atento con la gente que te felicita. Es lo que he intentado hacer durante todo el día, contestar a los mensajes, whatsapps, redes sociales y llamadas de teléfono de amigas y amigos que me llamaban felicitando. Muchas gracias, de verdad!

eskerrik asko

El simple hecho de que alguien, aunque el cumpleaños se lo haya chivado el Facebook, dedique unos segundos a felicitarte y pensar en ti es algo maravilloso del que muy pocas veces somos conscientes. Vivimos en un mundo interrelacionado en el que las personas muy pocas veces somos la parte importante. Billones de mails, tuits, entradas en Facebook, blogs, etc, día a día y seguimos sin darnos cuenta que detrás de cada uno de esos clicks para enviar al ciberespacio esos mensajes han sido producidos por la mano de una persona. Las redes sociales tienen la virtualidad de poder relacionarnos entre personas que, igual, de otra manera no podríamos hacerlo o hubiese sido más difícil. Por eso, si las utilizamos, si las tenemos, debemos ser conscientes que al otro lado, SIEMPRE, SIEMPRE, hay personas. Si perdemos esta visión, no vale para nada. De la misma manera que si creemos que las relaciones humanas consisten en mandarnos mensajes estamos totalmente perdidos. ¿Si no somos capaces de saludarnos en las escaleras de casa, por qué le damos con tanta facilidad al “me gusta” en una red social? Porque seguramente sea una interrelación falsa. La cuestión no es tener más y más seguidores en una u otra red social, si no que a los que tengas, a los que sigas, puedas atenderles como se merecen. Como personas. Ese es el secreto de las redes sociales, que están hechas para y por personas. De otra manera, según mi opinión, no sirven para nada.

Seguramente si hoy no hubiese estado de baja en casa, posiblemente hubiese tenido que recurrir a un gracias genérico en Facebook. No está mal tampoco. La suerte ha querido que haya cumplido 43 años griposo y con tiempo y capacidad de agradecer todas las felicitaciones. Por eso, a todas esas personas que lo habéis hecho y a las que lo vayan a hacer, gracias de todo corazón.

Eskerrik asko biotz biotzetik! ¡Nos vemos por las calles! Muxu bat!