filtraciones y agresiones sexistas

Este artículo de opinión, en nombre de EH Bildu Iruñea, lo firmo junto a Eva Aranguren, Ana Barrena e Iban Maia.

Asistimos en los últimos días con estupor al tratamiento que se está dando en algunos medios concretos de la información en torno a la violación que una mujer sufrió a manos de cinco hombres en el inicio de los pasados Sanfermines.

La rápida denuncia de la chica y la diligente actuación de la Policía Municipal y Foral permitió la detención de los cinco presuntos autores al cabo de pocas horas de producirse los hechos. Desde el principio comenzaron las filtraciones sobre la identidad de los detenidos y los hechos acaecidos. Pero en estos últimos días estamos asistiendo a la filtración de unos detalles de la violación de un sesgo claramente morboso, que no respeta la dignidad e integridad de la víctima y que de ninguna manera podemos aceptar como justificable ni aceptable en el marco de una investigación de esta naturaleza.

protesta-en-pamplona-contra-agresiones-sexuales-1468013646584

El hecho de que se filtren al detalle hechos de un delito investigado bajo secreto de sumario no es algo novedoso en un sistema judicial que está plagado de redes clientelistas, pero eso no es óbice para que asistamos impasibles a este circo y a la vulneración de los derechos y el bienestar de la víctima, en este caso. Desde EH Bildu nos preguntamos quién, cómo, por qué y a cambio de qué filtra todos estos detalles escabrosos a un medio de comunicación concreto. Es necesario desmantelar estas redes que van en perjuicio de una justicia equitativa y justa para toda la ciudadanía, desenmascarar a los malos profesionales policiales y denunciar a profesionales del derecho y periodistas sin escrúpulos que hacen de ello exclusivas. También es necesario denunciar a quienes se hacen eco desde otros medios de todos estos detalles innecesarios.

No es casualidad que esa filtración se haya hecho a un medio que desde su origen forma parte de las cloacas de la derecha navarra. Un medio que ha sido impulsado y es sostenido por la derecha navarra a raíz de su desalojo del Ayuntamiento de Iruñea, Gobierno de Navarra y resto de ayuntamientos y mancomunidades de Nafarroa. Un medio que, en multitud de ocasiones, ha funcionado como “punta de lanza” de las posiciones más radicales de la derecha, su periódico oficial y sus representantes institucionales en el Ayuntamiento de Iruñea, y en el Parlamento navarro. ¿Con qué finalidad se hace esa filtración a ese medio en concreto, más allá de intentar proyectarlo? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que banalizar una agresión de la gravedad, la brutalidad y con las implicaciones que tuvo la sufrida por dicha joven durante los últimos Sanfermines va en claro perjuicio de la lucha social, cultural y política contra las agresiones sexistas y machistas.

000000-1-1

Las agresiones sexistas, machistas y homófobas responden a un modelo de sociedad patriarcal. Un modelo amparado, en gran parte, por el establishment. Esta constatación que algunos desde los medios de comunicación y determinados partidos políticos intentan ridiculizar es el punto de partida necesario para dar la vuelta a la situación. Las campañas de concienciación y educación rechazadas durante años por gobiernos de la derecha son, junto al trabajo de miles de mujeres y del propio movimiento feminista, la base para construir una sociedad basada en valores de igualdad, respeto y convivencia. Y para construir una sociedad basada en estos valores debemos seguir denunciando, individual y colectivamente, cualquier agresión sexista que se produzca durante todo el año y en cualquier situación, solidarizándonos y empatizando siempre con quienes las sufren.

Una persona que ha padecido una abominable agresión no merece, en absoluto, el asqueroso tratamiento y filtración de unos hechos que son parte de la denuncia interpuesta en los juzgados y que benefician únicamente a la parte presuntamente delincuente. Exigimos que se adopten desde todas las partes implicadas en el procedimiento medidas para detectar este tipo de filtraciones interesadas y dañinas, recordando que la investigación se halla bajo secreto de sumario. Las mujeres, y la sociedad en su conjunto, no podemos permanecer impasibles ante este tipo de hechos que solo favorecen a quienes practican la violencia contra las mujeres, y además, pretenden hacerlo con impunidad. Por eso tenemos que reforzar nuestro empeño en seguir trabajando para cambiar la sociedad hacia otra igualitaria, en la que la mujer vea respetados sus derechos, sea tratada con igualdad y se sienta plenamente libre.

avanzando en el cambio

Este es el artículo de opinión que, en nombre de EH Bildu de Iruñea, nos han publicado hoy en el Diario de Noticias. Es un artículo que sitúa políticamente el momento actual que estamos viviendo en Iruñea y los retos, El reto, al que nos enfrentamos.

Lo firmamos Iban Maia, Eva Aranguren, Ana Barrena y yo mismo, Dani Saralegi:

635698060487800591w_foto610x225

PAMPLONA AVANZA EN EL CAMBIO

Los acontecimientos acaecidos en torno a las escuelas infantiles estos últimos días, están dejando al descubierto, en cierta medida, la situación que vivimos en el día a día político y social de la ciudad. En ese sentido, hay que destacar la apuesta decidida de la mayoría social y del Ayuntamiento de Pamplona por los derechos, la justicia social y la convivencia. Y a la par está la oposición a los cambios, para mantener los privilegios de unos pocos, con la confrontación teledirigida del periódico del Régimen como principal eje. Pero analicemos las claves del momento más detenidamente.

A estas alturas, muy pocas serán las personas de la sociedad pamplonesa que contradigan que las elecciones de Mayo marcaron un antes y un después en la vida socio-política de la ciudad. En ese sentido, uno de los cambios mas significativos y palpables es que el Ayuntamiento ha dejado de ser un instrumento del Régimen para convertirse en un medio para construir, desde la calle y a través de acuerdos trasversales, la nueva Pamplona. Las dinámicas que empiezan a confluir (calle-Ayuntamiento) están dejando su poso y empiezan a marcar el rumbo en donde debería pivotarse el cambio.

Muchas han sido las iniciativas que han empezado ha vislumbrase en la nueva era del cambio. Como ejemplo ahí están la declaración de Iruñea como ciudad libre de desahucios, el esfuerzo por devolver la vida a un maltrecho comercio local, el debate participativo sobre el nuevo modelo de Policía Municipal al servicio de la ciudadanía, la reorganización del tráfico para hacer esta ciudad un lugar más amable y habitable, rehabilitación de viviendas para ponerlas a disposición de las urgencias sociales, aprobación de unos presupuestos mas sociales y mas justos, primer Ayuntamiento en el Estado en personarse en la querella Argentina, impulso a las Pymes mediante el proyecto Trebatu, la apertura de dos escuelas infantiles en Euskara y un largo etc.

p016_f01

Ante esta nueva situación, el Régimen, con claros síntomas de nerviosismo, está intentando, con todos los medios, tergiversar la realidad política, obstaculizar el cambio y intentar bloquearlo. Están intentando convertir la vida política de la ciudad en un barrizal lleno de marrullerismo. Y lo hacen porque son muy conscientes de que en el terreno del debate y argumentación política son muy débiles e intentan, con otros medios, desviar la atención de la ciudadanía. En definitiva, lo que temen es que la democracia con mayúsculas vaya avanzando en el día a día de la ciudad. Ese es exactamente el proceso democrático que quieren parar.

Por lo tanto, está meridianamente clara la coyuntura a la que nos enfrentamos. Y por ello, adquiere vital importancia la lucha de las ideas y argumentación política. Es decir, tenemos que profundizar en el trabajo en común por la democratización de la ciudad. El Régimen es muy consciente que desde mayo hasta el día de hoy se han dado pasos en esa dirección y por ello ataca de esa manera. Por lo tanto, los parámetros políticos de la confrontación los próximos meses y años será el siguiente: construcción con y para la mayoría Vs destrucción por y para una minoría.

Y ante esta coyuntura, pensamos que es el momento de profundizar en ese trabajo en común integrador y plural que tiene que implicar a la mayoría de la ciudad, independientemente de su ideología sean estos de izquierdas o de derechas. Es el momento de dar otro paso adelante, con determinación y valentía. Porque estamos hablando de hacer un trabajo en común que garantice los principios para desarrollar una vida digna basada en la igualdad y la convivencia. Tenemos que seguir dándole forma a ese bloque democrático y popular para que demos pasos irreversibles por la Pamplona de todas y para todos. Es decir, frente al modelo de la imposición razón de la fuerza, hay que aunar fuerzas y librar la batalla en torno a la fuerza de la razón, el diálogo, la argumentación política y la democracia.

Pensamos que es el momento de poner los instrumentos necesarios para realizar esa labor, tanto dentro como fuera del ayuntamiento. En definitiva, estamos hablando de una apuesta participativa y honrada. Estamos hablando de tejer complicidades y sinergias en todos los planos; ayuntamiento, tejidos asociativos y vecinales, barrios y en todos los ámbitos en general. En definitiva, estamos hablando del trabajo para apuntalar las bases del cambio y convivencia, para que esta no pueda ser fácilmente alterada por los enemigos de la igualdad y la convivencia, es decir, por los enemigos de la justicia social.

Somos conscientes que la “democracia” que nos han impuesto (el Régimen como máximo exponente en nuestra tierra) aparte de liberal-capitalista y hetero patriarcal, sigue conculcando derechos culturales y lingüísticos cada día. Esta realidad, aparte de crear enfado y frustración, dificulta mucho la cohesión y la labor que queremos desarrollar los que apostamos por otro modelo. Pero en este contexto político (hacia la nueva Iruñea) en EHBildu tenemos que actuar con responsabilidad y altura de miras e ir introduciendo y aportando en el debate de las ideas nuestras posiciones y valores de izquierda en los diferentes campos; ayuntamiento, tejidos asociativos y vecinales, barrios…Toda gente de izquierdas y soberanista tiene que encontrar su sitio en EH Bildu; este proyecto necesita de todas esas aportaciones. Tenemos que seguir en la senda que crea la construcción de nuestro pueblo, que es la senda de la alegría y ilusión; y en los tiempos que corren, nos atreveríamos a decir: una senda revolucionaria.

Para terminar, queremos destacar, con toda humildad, que el tiempo ha dado la razón a EH Bildu cuando decíamos que el cambio integrador y plural era factible y materializable en Iruñea. Hoy estamos ante el escenario y las condiciones que hemos ido trabajando y buscado hace décadas. Por lo tanto, no es el momento pues de jugar la partida desde posiciones defensivas ni de despistarnos ante las envestidas del Régimen. Hemos puesto en marcha el cambio, y ahora tenemos que dar un paso mas para consolidarlo y enriquecerlo entre todas y todos. Por lo tanto, no estamos ante un reto cualquiera; estamos ante El Reto. Apostemos con determinación y valentía por conseguirlo. Ahí nos encontraremos.

la ikurriña en iruñea. construyendo

Sorprende que, en un artículo de opinión, miembros de Izquierda/Ezkerra de Iruñea hablen de la necesidad de una mirada más creativa y respetuosa con la pluralidad para hablar de un símbolo de esta ciudad como es la ikurriña. Y decimos sorprende porque, desde los partidos que conformamos Bildu en el Ayuntamiento de Iruñea, ese es desde hace tiempo el punto de partida para encontrar la solución a la actual persecución e invisibilización que una parte importante de la ciudadanía sentimos al imposibilitarse que nuestros símbolos estén presentes en igualdad de condiciones en las instituciones de la ciudad, y del conjunto de Nafarroa.

ikurrina3
La ikurriña en su estelar aparición en el txupinazo de 2013

Son más las coincidencias que tenemos ante lo que exponen en ese artículo, en la idea de que todas las sensibilidades estén igualmente atendidas y respetadas desde las instituciones, que las diferencias, en algunos casos meros matices, por otro lado, enriquecedores en este debate. Pero no queremos sin embargo entrar a exponer nuestra tesis de que este camino lo podemos y debemos hacer juntos, sin responder a la afirmación de que estamos en uno de los extremos de este debate.

En la guerra del 36 y en la posterior dictadura fascista fueron muchas y muchos los iruindarras que tuvieron que esconder sus sentimientos de identidad, su lengua, el euskera, sus ideales y símbolos. A algunos y algunas no les fue posible y pagaron con su vida. El resto tuvo que vivir en el silencio impuesto durante 40 años. Nuestro más firme reconocimiento a todos ellos. Muerto el dictador, hubo un tiempo en el que la posibilidad de vivir y desarrollar en libertad los ideales de cada cual pareció poder hacerse realidad, representada incluso en la presencia de la ikurriña en el mástil del Ayuntamiento de Iruñea. Pero fue un espejismo. Terminada la década de los 70, los poderes fácticos de Nafarroa y del propio Estado imposibilitaron, desde la prohibición y la persecución, o de facto, la presencia de símbolos de la ciudadanía como la ikurriña. Posteriormente, en el marco del régimen de colaboraciones entre UPN y PSN en Nafarroa, se prohibió en todo el herrialde mediante la Ley de Símbolos de 2003 hoy vigente, que impide, bajo sanción de inhabilitación, la presencia de la enseña vasca en todas las instituciones navarras. Por tanto, y en estas condiciones hablar de «dos extremos» en este debate es falso, ya que para que haya dos extremos es del todo necesaria una igualdad de condiciones entre todas las posiciones y proyectos, una equidad y libertad que, a todas luces, hoy en día no existe. Por eso no comprendemos que, desde posiciones de izquierda, se quiera transmitir una posición de cierta neutralidad ante la injusticia, y se equiparen discursos, actuaciones y legitimidades, como si esa persecución del franquismo contra un símbolo y un proyecto no se diera en estos tiempos.

La ikurriña presente en el balcón del ayuntamiento en el txupinazo de 1979
La ikurriña presente en el balcón del ayuntamiento en el txupinazo de 1979

El «fuego cruzado» al que se alude en el artículo lo es entre UPN y una parte cada vez más importante de la ciudadanía. UPN se empeña, día a día, en perseguir y reprimir, a base de prohibiciones, de leyes realizadas al efecto, cualquier idea, sentimiento o proyecto que ponga en riesgo sus intereses económicos y políticos. Y también, desde luego, los símbolos que no se ajustan a la imagen que quieren imponer de una Navarra de derechas, exponente del pensamiento único que campa a sus anchas en el Estado, y piedra angular de la sacrosanta unidad española. Por eso la ikurriña es perseguida, pero también en mayor o menor medida lo son otros símbolos como pueda ser la bandera republicana, enseña que nosotras y nosotros también respetamos.

Detrás de las banderas hay emociones, sí, pero también proyectos políticos de comunidades políticas y personas que en estos momentos ven imposibilitadas sus legítimas aspiraciones de llevar a cabo democráticamente esos proyectos. Esa es la verdadera y única imposición que existe hoy día. Y por eso creemos que el trabajo y la colaboración entre diferentes, y sobre todo, entre la izquierda debe ser uno de los objetivos que marquen nuestra práctica política. Las banderas y los símbolos nunca deberían ser objeto de imposición.

Fue UPN quien presentó una moción para condenar la presencia de una ikurriña en la Plaza del Ayuntamiento durante el txupinazo del 6 de julio. En ese acto, parte de esa ciudadanía cuyos símbolos son perseguidos hasta la obsesión, en una muestra de creatividad y de una manera totalmente pacífica, logró que la ikurriña estuviese presente. Nuestro aplauso para ellos. Nos sentimos orgullosos de que, mientras nuestros símbolos no puedan estar en igualdad de condiciones en los mástiles de la casa consistorial, haya personas que se comprometan a velar por los derechos y el respeto a los sentimientos de parte de la ciudad. Fueron las y el representante de Bildu en el Ayuntamiento y las personas a las que invitó al acto quienes sufrieron los insultos, golpes y acoso por parte de UPN, incluso por parte de miembros de la Corporación de este partido y también por parte de miembros de Juventudes Navarras. Y eso es lo que hay que denunciar.

El día 6 de julio fueron, un año más, decenas de personas, que únicamente pretendían ondear la ikurriña pacíficamente por las calles del Casco Viejo, las que sufrieron la represión de las diferentes policías en su único objetivo de impedir la presencia de la ikurriña (no de cualquier bandera). Es eso lo que hay que denunciar. Fueron otros los representantes políticos que tuvieron que recibir asistencia médica tras recibir golpes y porrazos. De la misma manera tenemos muy presentes a los 13 jóvenes que el próximo 18 de noviembre se enfrentarán a peticiones de cárcel, por querer empezar los sanfermines ondeando la ikurriña.

Por cierto, sucesos acaecidos por la represión y actuación totalmente desproporcionada de la Policía municipal. Nuestra solidaridad y apoyo a todos estos jóvenes. Y ante la represión sufrida por parte de la ciudadanía, no hay término medio. Ante esta realidad, nosotras y nosotros, desde luego, nos situamos en un extremo, en el de la defensa de la parte perseguida, reprimida y golpeada, en definitiva, en la defensa íntegra de los derechos de la ciudadanía de Iruñea.

Dijo la representante de Izquierda-Ezkerra en el pleno del 5 de septiembre que había que buscar soluciones a este tema. Así lo pensamos también nosotras y nosotros. Bildu hizo una propuesta clara en este sentido: la modificación de la Ley de Símbolos de manera que todos, en igualdad de condiciones, sean respetados en las instituciones, tomando medidas para impedir toda persecución policial y judicial en contra de los derechos de la ciudadanía. De la misma manera, es del todo necesario abordar la realidad identitaria de nuestra ciudad, «corrigiendo la actual situación y abogando por la convivencia de identidades en el respeto mutuo», algo que nosotras y nosotros vamos a promover con todos nuestros medios a la vez que defenderemos el derecho a materializar democráticamente nuestro proyecto.

Artículo de opinión enviado a la prensa y escrito en colaboración con Iban Maia, Javier Ayesa y Ainhoa Arano.