la utopía y #ChimPonChi

El vídeo en el que aparece el concejal de UPN, Juan José Echeverría (sic), en el que se lanza con un monólogo anticomunista en una intervención sobre el carril bici en Iruñea, se ha hecho viral. Esto es, se ha propagado a los cuatro vientos cual virus griposo. Sorprende esta intervención y su virulencia por el contenido ajeno al debate, por el odio que desprende y por las formas violentas con las que lo realiza. Indica un nivel ínfimo en el debate político que desprende una falta de argumentos y propuesta en un debate sobre la movilidad sostenible. Si normalmente el comodín que los concejales de UPN y PSN utilizan es el de ETA, parece ser que ahora han ampliado las excusas en  su incapacidad manifiesta con las palabras comunista, ultraizquierda y la referencia a lugares como la extinta URSS, Corea del Norte, Cuba y Venezuela, o a personas como el dictador militar Kim Jong-un, aunque Echeverría lo llame Chim Pon Chí. Estas son las referencias que utilizó el político de UPN en un debate municipal. Unas referencias y un monólogo que hizo con inusitada violencia, como salido de sí mismo y de donde se desprende un odio hacia el pensamiento que no es el suyo.

Desgraciadamente no ha sido el único caso de concejales de UPN y PSN en las últimas semanas. Los vídeos de la concejal de UPN, María Caballero, gritando y no dejando hablar, impidiendo un debate en una comisión y el de la portavoz del PSN, Maite Esporrín, haciendo burla y mofándose en su intervención de una compañera de corporación, han dado también qué hablar. La prepotencia y chulería de Echeverría, la falta de respeto de Caballero y las burlas de Esporrín son solo algunos ejemplos del nivel de debate que tienen estos dos grupos, habituados hasta ahora a hacer de su capa un sayo y del ayuntamiento su chiringuito y que ahora, en su papel de oposición, exclusivamente saben meter ruido en un vano intento de entorpecer la gestión municipal. Y la inevitable pregunta que nos hacemos todo el mundo es… si esto son capaces de hacer cuando saben que hay cámaras grabando, ¿qué no harán en las múltiples reuniones a puerta cerrada? Nos lo podemos imaginar.

De todos modos, una de las cosas que más me han sorprendido ha sido el ataque de Echeverría a la Utopía. En un primer momento achaca a la Utopía la “creación de la URSS, de la Unión Soviética, de Siberia y 20 millones de muertos”. Y dice que “a eso conduce la utopía” y que “luego llegan los talibanes”. Hace después un recorrido por diferentes países “comunistas” y finalmente achaca a “su utopía”, aquí ya no dice la Utopía, si no “su utopía”, que haya provocado “millones, millones, millones de muertos”.

utopia_14

Me molesta y desagrada que un concejal del Ayuntamiento de Iruñea muestre tal falta de respeto por las ideas del de enfrente. El tufillo autoritario e intransigente que desprende su intervención es nauseabunda en este siglo XXI. Desgraciadamente su forma de pensar y su actitud la estamos viendo continuamente en personajes como Le Pen en el Estado francés, Trump en USA o Hofer en Austria. Pero lo que me ha indignado ha sido su ataque a la Utopía. Qué sepa Echeverría y UPN que gracias a la Utopía se han conseguido victorias sociales que de otra forma posiblemente no habríamos logrado. Alguien creyó en la Utopía de la igualdad de mujeres y hombres y consiguió el derecho al voto para las mujeres. Hubo quien se guió con la Utopía de la dignidad del trabajo y logró avances laborales para millones de trabajadoras y trabajadores. La Utopía del antimilitarismo y la insumisión hizo caer el servicio militar obligatorio. Hoy en día somos millones de personas las que seguimos creyendo en la Utopía para alcanzar la verdadera igualdad entre mujeres y hombres, para lograr la dignidad del trabajo y para conseguir que la fuerza militar deje de imponer las ideas del sistema por todo el mundo. Seguimos teniendo, señor Echeverría, centenares, miles de Utopías que son nuestra guía para conseguir un planeta justo, solidario y en paz.

Qué triste debe ser no tener Utopía alguna y guiarse por el odio al que piensa diferente. Le compadezco, Juan José Echeverría.

quo vadis, PSN?

Llevaban ya demasiados días coincidiendo en diferentes votaciones con el gobierno municipal del cambio. Ayer volvieron a hacerlo para apoyar la decisión de exhumar los restos de los genocidas Mola y Sanjurjo y de otras seis personas más del llamado Monumento a los Caídos. Y en una de estas, ante la prueba de que en tiempos de Balduz el Ayuntamiento había editado un libro para trabajar en escuelas que hablaba de Euskal Herria con total naturalidad, Maite Esporrín, fuera de micrófono prefirió renegar del único valor que los del PSN han tenido en esta ciudad. Dijo que Balduz estaba confundido. Y se quedó tan pancha. Lo siento Julián, desde estos momentos formas parte de la lista de escritores, historiadores y políticos que cometieron el error de hablar de Euskal Herria sin pensar que décadas después iba a ser un concepto maldito y perseguido por sus propios compañeros.

PAM04 PAMPLONA, 06/07/09.- La portavoz del PSN en el Ayuntamiento de Pamplona, Maite Esporrin (c), y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina (i), prende la mecha del cohete anunciador de las fiestas de San Fermín. EFE/Jesús Diges
Maite y Yolanda

El caso es que, como no saben qué hacer para salir algo en los medios y a falta de propuestas constructivas para la ciudad hoy se han lanzado con la decisión de denunciar públicamente la contratación de un grupo de música para la verbena del pasado sábado, dentro de los actos de celebración del Privilegio de la Unión. Que es que resulta, nos dicen los voceros de Ferraz, que “Tximeleta es un grupo de Bildu, que canta canciones con letras de apoyo a los postulados de Bildu y de apoyo a los presos de ETA”. Y claro, te quedas con cara de sorpresa, momentánea, pues no imaginabas que el deseo de sacar un poco la cabecita ocasionase este tipo de momentos tan ridículos.

14196081_1066102333479635_3011229196998421159_o
Tximeleta Taldea el sábado en Iruñea

El sábado estuve en la verbena echándome unas cañas y bailando un rato. Lástima que la terraza de una sala de fiestas ocupase la mitad de la plaza. El caso es que cantaron las típicas canciones que se tocan por estos lares en los bailables de cualquier pueblo, barrio y en este caso Iruñea. Música de entonces y de ahora, para cantar y para bailar, con un espectáculo, sonido y luces de muy buena calidad. Igual es que en los saraos a los que van ellos no cantan estas canciones. Qué se la va a hacer. Cantaron en euskera y en inglés, incluso hicieron un repaso a Queen. La plaza estaba llena y a tenor de los aplausos, la totalidad de los allí reunidos éramos, según PSN, simpatizantes de EH Bildu y declarados fans de Asiron. Todos, todos. No se salvaba ni uno.

En fin, que imagino que Esporrín y su grupo son más de Serrat, Victor Manuel, Ana Belén, Paco Clavel y Bosé… Aunque igual no se han dado cuenta que tendrán que ir renovando la lista de músicos y artistas del PSOE porque está menguando considerablemente. Y que imagino yo, que en el caso de conciertos de estos señores y señoras por ahí (o por aquí), a los del grupo municipal del PSN no les preocupará tanto que sean, en este caso sí, artistas de carnet.

Quo vadis, PSN? ¿Ahora te dedicas a censurar? ¿Qué pasa, que estos no son artistas de la ceja?