abrir fronteras, abrir los ojos

Pobre Europa, tan llena de podredumbre, tan abandonada y tan desmemoriada. Esos Estados europeos que hoy cierran fronteras y que no hubiesen podido existir si no hubiese sido gracias a las corrientes migratorias. Esos gobiernos europeos que hoy abandonan en el erial más farragoso a miles de personas en el desastre humanitario más terrible de las últimas décadas. Hasta hace unos meses a estos países les bastaba con volver la cabeza para no ver las barbaridades de los campos de refugiados en Palestina, en Sahara o en Nigeria, pero ahora, en su propia casa, en nuestra propia casa, no pueden hacerlo, así que su única solución es cerrar las fronteras a cal y canto.

Fotografía de Reuters

Estos días una opinión recorre las redes sociales pidiendo la retirada de la bandera europea como muestra de protesta y en desacuerdo con las decisiones que se están tomando en las instituciones europeas. Como medida de protesta e imagen de la misma puede estar bien, pero mucho me temo que la respuesta tendrá que ser algo más profunda que una acción efectista. Corremos el riesgo de quedarnos en la política de las demagogias y el populismo, sin siquiera habernos asomado al fondo de la cuestión. Podemos retirar todas las banderas europeas sin que esta política criminal e inhumana se mueva un ápice. Y el día que abran las fronteras, de manera ordenada, a cuenta gotas, me imagino que volveremos a ponerla, sin darnos cuenta que el problema sigue estando presente en toda su dimensión. Porque yo no estoy de acuerdo con este modelo político que nos han impuesto en Europa, un modelo al servicio de las multinacionales, la banca, los intereses económicos, en definitiva, del capital.

Somos la ciudadanía europea la que tenemos que salir a la calle para hacer de esta vieja Europa un lugar donde los intereses humanos, los derechos de las personas sean la base de un modelo solidario, enriquecedor y defensor de la cultura, el pensamiento, las oportunidades, la igualdad, la decisión y la libertad. Hasta que no seamos capaces de ver eso no podremos hacer más que protestar, de manera muy visible si queremos, pero nada más que eso, pataletas. Si la historia de Europa está plagada de mujeres y hombres que creyeron en la libertad humana, ¿por qué ahora no somos siquiera capaces de ver que la solución puede estar en nuestras manos? ¿Por qué seguimos enfadándonos sin hacer nada?

HUNGARY-EUROPE-SYRIA-AFGHANISTAN-MIGRANTS
Foto de AFP / Ferenc Isza

En toda esta situación hay responsabilidades. Algunas son muy directas. Las políticas criminales de los Estados europeos son la causa principal de este desastre. Y esas políticas pueden llevarse adelante porque ha habido personas, vecinas y vecinos nuestros, que han depositado su confianza en partidos cuyo modelo es la actual Europa. Aquí, en nuestra casa, PP, UPN y PSN-PSOE, tienen responsabilidad directa en todo esto. Pero no nos engañemos, nuestra incapacidad para construir otro modelo es otra de las causas. Y en esto creo que es totalmente necesario hacer una autocrítica desde la izquierda europea. Nos arrasaron. Nos han engullido. Tímidamente hemos empezado a levantar la cabeza. Hagámoslo con decisión, organicémonos, construyamos la nueva Europa, la Europa de los pueblos, la Europa de las personas, de todas ellas, independientemente de su lugar de nacimiento. Es hora de abrir las fronteras, pero para hacerlo, necesitamos abrir los ojos.

eh bilgunea, punto de encuentro

Hoy a las ocho de la tarde EH Bildu abrirá un nuevo espacio para el debate, el análisis y el trabajo en común que permitan avanzar en el proyecto de construcción de un nuevo modelo para Nafarroa e Iruñea. Cualquiera diría que es la nueva sede de la coalición soberanista, pero la verdad es que el ehbilgune es mucho más que eso., como su propio nombre indica ya que la palabra bilgune significa lugar de reunión, pero también de encuentro y de unión.

Ayer, mientras empezábamos a limpiar las obras en auzolan, entre comentarios y risas hubo un momento en que fui capaz de ser consciente del paso que estamos a punto de dar. Hace casi cuatro años cientos de personas estuvimos esperando tensamente, en la Plaza del Ayuntamiento, la decisión de un tribunal español para conocer si Bildu podría participar o no en las elecciones de 2011. Fue una tarde-noche tensa, como he dicho, con nervios e incertidumbre, pero a la vez con mucha ilusión por un futuro que sabíamos estaba ahí más cerca que lejos. Fue mucha la gente que participó en aquella suerte de asamblea abierta dirigida por un buen maestro de ceremonias como es Sabino Cuadra. Allí estaba el Sabino, sin posibilidad de rapto, en el centro de la plaza, en medio de cientos de personas sentadas en el suelo, micrófono en mano, animando a los presentes a intervenir y haciendo la espera mucho mucho más amena. Y los señores jueces españoles decidieron esa vez que sí, que Bildu podría presentarse a las elecciones.Y todo fue celebración, abrazos, besos, alegría y una sensación, por lo menos en mi, de que estábamos dando un gran paso en nuestro proyecto.

CONCENTRACIÓN BILDU

Bildu logró tres concejales. Eva, Peio y Arantza. Una profesora, un pelotari y una trabajadora social, todos novatos más o menos, que iban a ser nuestra voz en el ayunta. Comenzamos aprendiendo, concejales y colaboradores, el funcionamiento de ese elefante. Ahí estuvieron Mikel, Mariné, Karlos, desde un principio, haciendo ese aprendizaje mucho más fácil. Al cabo de un año Arantza tuvo que dejarlo y entró Patri, trabajadora social, educadora infantil y feminista.

Luego llegó Amaiur, con nuevos compañeros y compañeras. Aralar, la Izquierda Abertzale y Eusko Alkartasuna se embarcaron en un proyecto más amplio, con más elementos para la construcción. Amaiur pretendía ser la voz de Euskal Herria en Madrid y así lo ha sido. Por primera vez logramos un diputado abertzale y de izquierdas por Navarra. Aquél maestro de ceremonias, Sabino Cuadra, sindicalista, internacionalista y salsero, se convirtió en nuestro diputado y se convertiría, con el tiempo, en el diputado de cientos de miles de personas en todo el Estado que asisten con rabia al tejemaneje en todos los campos que lleva a cabo el Sistema a través de sus representantes, PP y PSOE. Siete fueron en total los diputados y diputadas en toda Euskal Herria. Siete magníficos que se fueron a pelear a Madrid, y en ello están, en aquél circo español. Siete curiales que aporta algo de dignidad a aquel teatro.

Pasados unos meses la Izquierda Abertzale formó y legalizó su partido político, Sortu, con la intención de ser el motor y dinamizador en el camino para conseguir una Euskal Herria independiente, socialista y euskalduna. Y en ese camino seguimos, en barrios y pueblos, aglutinando a personas que optan por militar y comprometerse por una sociedad más libre, justa y consciente del papel que le toca jugar.

Y llegó la conformación de EH Bildu, tal y como la conocemos en estos momentos, con la prioridad de ser no solo una coalición de partidos, si no un movimiento de personas que quieren y queremos un cambio en el modelo de sociedad, un nuevo modelo de Iruñea en el que las personas, precisamente, seamos las protagonistas de la construcción de la ciudad que queremos, entre todas y todos y sin exclusiones. Nos empeñamos en tejer complicidades entre las personas que estamos en el ayuntamiento. Fue decisiva la apuesta personal de cada unas de esas personas para lograr crear y alimentar unas confianzas personales, primero, y de trabajo después, entre las concejalas y concejales y las personas que éramos parte de los equipos de Bildu y Aralar. Reconozco estar orgulloso de la parte que me ha tocado y del granito de arena que haya podido aportar en ese proceso. Y reconozco también que ha sido fácil hacerlo con todas esas personas que, ante todo, creen en lo que estamos haciendo y creen, sobre todo, en esta ciudad. Esas confianzas no las dejamos entre las cuatro paredes de la casa consistorial y las sacamos afuera, a los barrios y los diferentes colectivos de Iruñea, conscientes de que el mayor trabajo era precisamente ese, crear confianzas de trabajo entre el equipo de EH Bildu y las vecinas y vecinos de Iruñea. Y en ello estamos.

Joseba-Asiron-EH-Bildu-Pamplona_EDIIMA20141017_0878_4

Y como el tiempo no para llegó la nueva etapa en la que nos encontramos, con una EH Bildu comprometida por el cambio en el modelo de ciudad y consciente de su responsabilidad. En esta nueva fase tenemos la inmensa suerte de contar con un buen timonel que con su conocimiento y pasión por Iruñea nos va a llevar a buen puerto. Joseba Asiron es el candidato de EH Bildu a la alcaldía de Iruñea y quien tiene mayores posibilidades de convertirse en el próximo alcalde de la ciudad. Y lo digo con la tranquilidad de su preparación y sobre todo con la seguridad que me dan su capacidad de entendimiento y diálogo, su conocimiento de los problemas de Iruñea y sobre todo de las vecinas y vecinos de la ciudad y su proyecto por una Iruñea respetuosa con la diversidad, sostenible y moderna.

El ehbilgune no es más que un nuevo paso en este camino, duro, pero gratificante para conseguir los retos que tenemos marcados. Ehbilgunea se va a convertir, se tiene que convertir, en referencia para la construcción de la nueva Iruñea, para las luchas y movimientos ciudadanos, para la justicia social, para el debate y el pensamiento y para el encuentro. Encuentro que tenemos que lograr, no solo entre quienes tenemos como opción política EH Bildu, si no entre quienes tenemos complicidades más allá de siglas, entre quienes coincidimos en una lectura de la ciudad y entre quienes apostamos por un cambio de verdad. Más allá de un bulego, más allá de una sala de reuniones, más allá de una sede, ehbilgune va a ser un espacio ABIERTO a todas y todos.

Hoy a las ocho de la tarde, en la calle Nueva 10, os esperamos. Ahí estaremos a partir de hoy mismo, con las puertas abiertas y con vuestro sitio reservado para lo que queráis decir y hacer.

Ongi etorriak!

Captura de pantalla 2015-01-25 a las 11.16.29

un Borbón (otro) y el derecho a decidir

Resulta que de la noche a la mañana sale el Borbón para decir que se pira, pero que tranquilo todo el mundo, que viene otro Borbón, y además mucho más preparado, más hombre de hoy en día, como si no supiésemos para qué ha sido preparado el, por ahora, príncipe y como si una persona pudiese ser de sus tiempos ejerciendo de Jefe de Estado por herencia familiar.

1301135748_extras_ladillos_3_0

Mucho se han hablado en estos dos días de las causas que han originado la abdicación del aficionado a cazar elefantes y osos, pero no está de más recordarlas y tenerlas presentes, para que nadie caiga en la tentación de creer que esta decisión, excepcional, hay que tenerlo presente, ha sido casual o fruto de la vejez de un monarca que quiere dar paso, generosamente, a una persona más joven y preparada. Aquí no hay nada que sea casual ni generosidad que valga. Aquí lo que hay es una imperiosa necesidad de hacer unos pequeños cambios para que nada cambie, algo que, por otro lado, el Régimen está muy acostumbrado a hacer.

Entre las causas están las coyunturales, esas que se dan por una coyuntura, con unos elementos concretos, en el tiempo y en el espacio. Que la ciudadanía del Estado lleva tiempo sin ser monárquica, esto es, favorable a que su Estado se organice políticamente como un reino, Monarquía Parlamentaria le llaman, es conocido desde que los Borbones Carlos IV y Fernando VII se liaron entre ellos para ver quién era más absoluto. Luego llegó la guerra entre carlistas e isabelinos que iba a marcar el devenir en el modelo de estado y el papel de Euskal Herria y Catalunya en el mismo, hasta llegar a los Alfonsos, uno de los cuales abolió los fueros y el otro tuvo que tomar las de Villadiego en 1931. Después vino lo que vino, un alzamiento fascista, una dictadura militar y un heredero de Franco, que no de su padre, que en principio estaba llamado a ser conocido como Juan Carlos El Breve y tras la bajada de pantalones de algunos supuestos sectores republicanos y de izquierdas, lo convirtieron en el garante de la Transición y en el Rey de todos los españoles. Así, tal cual, como por arte de birlibirloque.

Pero algo no les salió bien y resulta que, en el contexto de esa lectura interesada, buena parte de la ciudadanía vieron el truco y se declaraba juancarlista y no monárquica, algo a lo que han ayudado los episodios de corrupción en la familia borbona, las cacerías del jefe del clan, el desentendimiento que siempre han demostrado a la realidad socio-política y, desde luego, de las realidades nacionales de Euskal Herria y Catalunya. Por lo tanto, el desapego de la ciudadanía a la monarquía se ha demostrado en estos últimos 200 años y el desapego a Juan Carlos se ha agudizado en los últimos 20 años. Y esto ha ocurrido a nivel estatal y no digamos ya en las realidades nacionales del estado, la catalana o la vasca. Causa profunda y causa coyuntural. Al Régimen le tocaba cambiar.

aznar_felipe_gonzalez_rajoy_zapatero_rey_EDIIMA20121203_0361_5

La otra causa coyuntural, que ha acelerado la decisión que el Régimen tenía ya tomada, es el resultado en las pasadas elecciones europeas. A nadie se le escapa que el bipartidismo, piedra angular del actual Régimen, está tocando a su fin y que los cambios han empezado a darse y seguirán dándose. Con un PP que sigue bajando en votos y un PSOE en caida libre y ante el panorama de unas elecciones municipales y generales en 2015, con la perspectiva de un ahondamiento en la pérdida de apoyo de estos partidos y de una subida de otros que, incluso, forman parte de un discurso en favor del cambio de Régimen, del cambio de Sistema y del cambio del modelo de estado, este movimiento es táctico para el Estado, que no estratégico, ya que no van a cambiar más que la careta del Régimen, siendo el mismo Régimen de siempre. Que esta abdicación, por ejemplo, haya sido antes de que Rubalcaba, hombre del Régimen donde los haya, deje la Secretaría General del PSOE, tampoco es casualidad.

Pero son estas causas coyunturales ya que la causa, la madre de todas las causas que diría el otro, no es otra que la crisis estructural que tiene al estado al borde de su descomposición. Crisis económica que se apoya en la Europa del Mercado y la Troika y que quita la voz a base de recortes de derechos a la ciudadanía, trabajadores en general, jubilados, personas en desempleo y trabajadores sin salario y estudiantes. Crisis del modelo de las autonomías, con un sistema de café para todos que hace aguas por todas partes y que niega los derechos colectivos e históricos de las naciones catalana, vasca y otras. Con una crisis de estado en el que las bases del propio sistema (Iglesia, Banca, Justicia, Ejército, e incluso algunos órganos de representación institucional) se resquebrajan en su empeño por mantener el Régimen anti-ciudadano. Y ante todo esto, la figura colocada por el propio Régimen como piedra angular del mismo, resulta que ya no vale, el Pueblo deja de verlo como esa piedra angular y por lo tanto el castillo empieza a desmoronarse cada vez más deprisa. De ahí las prisas por intentar hacer un cambio en la persona, que no en el Sistema.

Enlacalla22

En Euskal Herria este cambio de corona de la cabeza del padre al hijo nos pilla con el debate sobre el Derecho a decidir en marcha, debate que está tomando protagonismo día a día, ampliándose en la sociedad y haciendo que cada vez más personas se posicionen a favor del mismo. Catalunya será la primera del Estado en ejercer ese derecho y nadie tienen ninguna duda en que Euskal Herria será la siguiente. Y ellos, el Régimen y los Borbones también lo saben y por eso, no es casualidad, que hoy mismo el heredero borbónico y, si nadie lo remedia, próximo monarca español, llega a Euskal Herria, a Leire, donde los reyes navarros están enterrados, a entregar unos premios. Y su mensaje lo podemos adelantar, nos hablará de la especial relación y unión de la corona española a Navarra y de la importancia de Navarra en la composición del Estado. Nada dirán ni príncipes, ni cortesanos del origen de esa “especial” relación ni del derecho que como Pueblo nos corresponde a decidir nuestro futuro y la organización política con la que queremos dotarnos.

Por cierto, del aeropuerto se desplazará en helicóptero hasta el monasterio benedictino. Y es que a los Borbones, con lo campechanos que dicen que son, no les gusta mezclarse demasiado con el populacho. Después de los premios me imagino que vendrá lo de siempre: besamanos, babeo y algunos colgarán las fotos con los príncipes en Twitter tal y como algún republicano de última hora hizo el año pasado. Y buena jala y buena bebida y los del Régimen a casa con la tripa llena y el deber cumplido de seguir siendo el sostén de esa gente.

Otros seguirán colaborando y trabajando para que el domingo más de 60.000 personas unamos Durango e Iruñea en una cadena humana en favor del Derecho a Decidir en Euskal Herria. Gure esku dago, está en nuestra mano, claro que sí. En la intención de los del Régimen está lo de siempre, hacer un pequeño cambio de careta para que todo siga igual, en el Estado y en Euskal Herria. En nuestra mano está que no sea así.

BfTYTXnCMAAds1E